jueves, febrero 26, 2009

El Israelí Postmoderno

¿Quién sabe desdeñar mejor que Sledge Hammer?

Los comunistas hacen los mejores chistes

Alguien que se autodefine como "comunista palestino" fue entrevistado por Michel Collon, activista del partido Belga de los trabajadores. Harry's Place la ha traducido del francés. Este comunista se la pasa defendiendo al Hamás. Les traduzco sólo un párrafo memorable:

El Hamás es presentado como un movimiento terrorista y
fundamentalista. Pero desde una mirada sociológica, ¿qué tipo de líderes y militantes activos componen al Hamás?


Mohamed Hassan: Lo que tienen que entender es que Gaza es un lugar normal con gente normal. Pero en un nuevo tipo colonial, Israel no permite que la economía palestina se desarrolle porque es un verdadero peligro para éllos. Gaza tiene una verdadera buena base de artesanos tradicionales. Es por esa razón que Arafat le dijo al Parlamento Europeo: "Si nos ayudan, haremos de nuestro país un nuevo Singapur. ¡Si no, será Somalía!" Israel tiene miedo de eso. Por eso es que ahogan la economía palestina para mantener el monopolio. Gaza es una sociedad urbana con gente muy activa: intelectuales, empleados, pequeña burguesía, asociaciones de mujeres, empresarios que trabajan en la importación y la exportación... todas esas clases componen el Hamás como un movimiento nacionalista [Nota: mis itálicas; el Hamás no es un movimiento nacionalista, es un movimiento integrista]. Tienes a los campesinos pero en una proporción muy pequeña. Gaza es realmente uno de los lugares más poblados del mundo [Nota: Falso] así que no hay mucha tierra por explotar.



¿Te das cuenta? Israel tiene un convenio de libre comercio con la Unión Europea y con Argentina, ¡pero está muerto de miedo del poderoso potencial económico de los artesanos tradicionales palestinos! Los parques tecnológicos de Petaj Tikva, de Herzlía Pituaj y de Raanana -por nombrar sólo los que tengo más cerca- están temblando por la terrible competencia de los tejedores de keffiyes. Sólo un comunista puede hacer esos chistes tan graciosos (son graciosos sobre todo por la cara de serios con la que los cuentan).

El Israelí Postmoderno

Si el terrorista de unos es el luchador por la libertad de otros...

1. En el que el discurso es reapropiado por primera vez.

miércoles, febrero 25, 2009

Informe de una minoría desde la Margen Occidental y Gaza

Esta es una entrevista que no se pueden perder. Michael Totten entrevista a Khaled Abu Toameh, un importante periodista palestino, y El Rejunte lo tradujo al castellano.
Si quieren entender lo que fue el Proceso de Oslo y lo que ocurre ahora, es imprescindible que la lean.

martes, febrero 24, 2009

Louis CK "Everything's amazing, nobody's happy"

Muy divertido (en inglés).

"We live in an amazing, amazing world, and it's wasted on the crappiest generation of spoiled idiots."

Via Normblog.

En el Shabatón MASA

Este monumento estaba muy cerca del kibbutz Ramat Rajel

El fin de semana pasado participé dando unas charlas en el Shabatón de MASA (el Shabatón es un fin de semana en un hotel que está abierto para todos los jóvenes que participan de los diferentes programas de MASA). Se hace en un hotel porque no se debe viajar durante el Shabat.


Esta es la jupá del hotel, para los casamientos
Estuvo muy bien. Se hizo en el hotel del kibutz Ramat Rajel, al sur de Jerusalem. Ese Kibutz estaba rodeado de fuerzas jordanas desde 1948 a 1967, y desde allí se tenía la mejor vista de la ciudad de Jerusalem (capturada por los jordanos en 1948). Es decir, era la mejor vista porque si te acercabas más, los jordanos te disparaban desde las murallas. También tiene una vista panorámica de Bethlehem (Belén) y de Herodión, la enorme montaña artificial que se hizo construir el rey Herodes para disponer su tumba. Primera vez que veo Herodión directamente y no en fotos, todavía tengo que visitarlo, pero el problema es que queda en los territorios, y el camino es un poco peligroso. O quizás es un poco peligroso ahora que soy padre y tengo la responsabilidad de estar vivo para hacer la comida o bañar a mi hija todos los días. En fin, algún día voy a manejar hasta allí.


Herodión
Dí tres charlas y un paseo. Las charlas fueron sobre 1. la situación de seguridad y su influencia en la política israelí, 2. una introducción a la política israelí con una explicación de los partidos principales y las diferencias que tiene el sistema parlamentario israelí con el sistema presidencial, y 3. las propuestas de reformas en la administración pública, la reforma electoral para eliminar la inestabilidad de los gobiernos y las propuestas para incluir a árabes y judíos ultra-ortodoxos en el ejército israelí o el servicio nacional.



El paseo (realizado antes de que comenzara el shabat) tuvo lugar en dos puntos: el viejo sitio de la Puerta Mandelbaum, que era el único punto de contacto entre Israel y Jordania entre 1948 a 1967 y el comienzo de la tayelet (promenade) al sur de Jerusalem, desde donde se tenía una buena vista de la barrera de seguridad. El título del paseo era "Jerusalem Dividida" como se pueden imaginar.


Puerta Mandelbaum
Puerta Mandelbaum
Nos tocaron unos días espantosos, con ráfagas de lluvia, frío y viento, pero por suerte durante el paseo apenas lloviznó al principio y luego salió el sol. En Marzo me toca otro shabatón. ¡De algo hay que vivir!

lunes, febrero 23, 2009

Stunning Swiss Cartoon Dated 1956


Hagan click para bajar el original en mejor calidad. Mírenlo con atención. Los personajes principales son Gamal Abdel Nasser y David Ben Gurión, y los que observan tras la pared son los líderes de los países árabes. El título "La agresión israelí".

Cuanto más cambia el mundo, más sigue igual.

Gracias Silvana.

jueves, febrero 19, 2009

Sigue el vaciamiento de judíos de los países árabes

Aún hoy sigue la huida de judíos de los países árabes a Israel por los ataques antisemitas. Estos son verdaderos refugiados, y no los hijos de los hijos de los hijos de árabes que pasaron por la zona y se inscribieron en la ONU como refugiados eternos. La comunidad judía yemenita era milenaria y en 1945 se acercaba a 50.000 personas. Quedan sólo 280.

A Jewish family of 10 is set to immigrate to Israel from Yemen on Thursday
in a covert operation carried out by the Jewish Agency. The Ben Yisrael family
was extricated from the city of Raida, after suffering from anti-Semitic attacks
and repeated death threats. A few weeks ago, a grenade was thrown into the
courtyard of the family's home in Raida, possibly by al Qaida-affiliated
extremists.
Said Ben Yisrael, who heads the Raida Jewish community, and his family are
due to take up Israeli citizenship upon their arrival. They will be taken to
Beit Shemesh, accompanied by a Jewish Agency team. There are approximately 280
Jews left today In Yemen, 230 of whom live in Raida in the Omran province, and
another 50 Jews living in the capital city of Sana'a.

viernes, febrero 13, 2009

Vilas


miércoles, febrero 11, 2009

Resultados de las elecciones 2009

Ok, esta es mi hipótesis de lo que será el nuevo gobierno:

Kadima (Tzipi) + Israel Beyteinu (Lieberman) + Avodá (Barak) + United Torah Judaism = 61 diputados.

Para ver la torta de los resultados.

A menos que los votos sobrantes de cada partido, luego del uso de la formulita especial hagan que suba la cantidad de diputados de los dos partidos mayoritarios, en cuyo caso la posibilidad de Likud de formar un gobierno totalmente de derecha sería mayor.

Likud + Israel Beyteinu + Shas + National Union + Jewish Home = quizás llegan a los 61 diputados...

martes, febrero 10, 2009

¡Fue a lamer las botas del dictador de Cuba!



Cristina, obvio, no Bayly.

Vengo de votar a Kadima












¡Qué país tan chico!


Otra de las sorpresas de estas elecciones. El jefe del partido "HaIsraelim" (los israelíes) es Gideon Doron, el que fue mi tutor de tesis del Máster. Se presentan como un partido que no es de derecha ni de izquierda, cuyo objetivo es sólo cambiar la forma de elecciones para eliminar las listas sábanas y elegir a cada diputado en forma individual. Aparece primero en el clip.

domingo, febrero 08, 2009

Sólo saben reproducir su horror

Y varios ya han posteado esta cita, pero es tan buena que la tengo que postear yo también. Hay que enmarcarla por lo acertado:

Irresistible se me hace citar lo que ya hace algunos años afirmó Alain
Finkielkraut sobre los antisionistas de izquierdas: "Como no tienen la menor
idea de lo que es el antisemitismo, sólo saben reproducir su horror".

La visceral judeofobia de Eduardo Hughes Galeano

CONTANDO CADÁVERES
La visceral judeofobia de Eduardo Hughes Galeano

"Somos los Intelectuales, la derecha de la izquierda,
los demás no saben nada; son unos negros de mierda" (Ignacio Copani)

Un recién nacido ve, pero sólo ve colores y manchas de luz carentes de significado. En poco tiempo comienza a entender lo inmediato, igual que los animales. Con el tiempo va adquiriendo los conceptos de pasado y futuro e incorpora el lenguaje. Para que las impresiones sensoriales, que transmiten mensajes de la realidad, adquieran significado, deben ser decodificadas e integradas conceptualmente, una función que es fundamentalmente lingüística.

De ahí la importancia de la función argumentativa del lenguaje, de no quedarnos en el nivel puramente sensorial, la importancia de analizar los significados de las palabras, sean estas escritas o habladas. Porque como decía Tácito, la sabiduría de las palabras no está en las palabras, sino en el significado de las palabras.

Eduardo Hughes Galeano (EHG) es un verdadero experto en transmitir sensaciones en sus textos, y esa es una de las razones más importantes del éxito de sus libros. Como vimos antes, el lenguaje de imágenes es la forma más primitiva de comunicación del ser humano, y por ello mismo, la más impactante. Porque no apunta a la lucidez abstracta y fría del pensamiento lógico o analítico sino que, como los discursos demagógicos de esos caudillos populistas tan típicos de nuestro subcontinente, su objetivo es esencialmente hormonal y por ende irracional.

EHG no se cansa de citar, con calculado efecto emocional, eventos históricos que va desgranando como al descuido con su atildada y sarcástica prosa, pero que en realidad configura una precisa secuencia de imágenes fríamente calculada para flechar la opinión del lector, en la medida que el ideológicamente siniestro autor jamás pone contrapartida alguna, o al menos nunca trata de situar en su contexto los acontecimientos históricos de su relato, de los que usa y abusa por acción y sobre todo por omisión, con la inequívoca intención de hacer política disfrazada de literatura.

La astuta prosa que desde hace 40 años viene perfeccionando, pero que básicamente siempre es la misma, se asienta sobre una matriz ideológica de indisimulable cuño marxista, cuyo objetivo explícito (verdadero éxito desde el punto de vista del marketing), es la permanente, capciosa, artera e ingeniosa capacidad de EHG para anatematizar al sistema político, social y económico occidental, capitalista y burgués, donde sobresale especialmente su particular fobia a los Estados Unidos y a todo su entorno ideológico, cultural y simbólico, que para la subcultura políticamente levógira se sintetiza en el pérfido imperialismo capitalista, explotador y globalizador.

En resumen, el método esencial usado por este típico representante de los intelectuales de la izquierda caviar latinoamericana, es la suma de exposiciones de hecho tras hecho, sin balance de clase alguna y con un sesgo ideológico total y totalitario. Siempre relatado de forma inequívocamente condenatoria del sistema político, económico y social occidental, porque para un intelectual políticamente correcto como nuestro hábil letrista compatriota, no puede haber nada bueno en el capitalismo, ni en los Estados Unidos, ni en la decadente pluriporquería burguesa, como suele decir Fidel Castro.

Desde que EHG escribió su primer best seller sobre la anatomía vascular del subcontinente iberoamericano no ha cesado de repetir, con lógico y calculado interés bancario, su exitosa fórmula literaria que, paradojalmente, capitalismo y anatemizadas reglas del mercado mediante, le han generado pingües ganancias y una legión de acríticos admiradores ideológicamente alineados con este diestro escritor de siniestra ideología.

Ahora bien, para EGH solamente hay un país casi tan execrable y despreciable como los Estados Unidos, y ese país es Israel.

Cada tanto le dedica uno de sus opus clamando como no podía ser de otra manera, por los derechos humanos y nacionales de los desgraciados palestinos que los pérfidos sionistas aplastan, secuestran y destruyen en nombre del odiado capitalismo.

Veamos dos ejemplos pasados y uno del presente:

1) "La cacería de judíos fue, durante siglos, el deporte preferido de los europeos. En Auschwitz desembocó un antiguo río de espantos, que había atravesado toda Europa. ¿Hasta cuándo seguirán los palestinos y otros árabes pagando crímenes que no cometieron?"[1]

2) "Hezbollá no existía cuando Israel arrasó el Líbano en sus invasiones anteriores. ¿Hasta cuándo nos seguiremos creyendo el cuento del agresor agredido, que practica el terrorismo porque tiene derecho a defenderse del terrorismo?"[2]

3) Hoy, con los ataques israelíes desarrollándose ininterrumpidamente sobre Gaza, el cálculo esencial (..) que subyace tras el conflicto ha sido revelado en toda su crudeza: la muerte de una víctima israelí justifica la muerte de cientos de palestinos. La vida de un israelí es tan valiosa como la de un centenar de vidas palestinas. Esto es lo que el Estado israelí y los medios de comunicación (..) repiten ciegamente. Y esta reclamación, que acompaña y a la vez justifica la más larga ocupación de un territorio extranjero en el siglo XX de la historia europea, es visceralmente racista.[3]

Claramente puede percibirse la habilidad del escritor para juntar algunos hechos, omitir otros, sacar todo de contexto y, con magnífica prosa, provocar la reacción hormonal del lector. Que si además se encuentra previamente predispuesto a aceptar cualquier cosa, en tanto y en cuanto le pegue duro a los imperialistas, es fácil entender cómo se genera en el lector adicto, esa euforia interna del que lee lo que quería leer, pero escrito de una forma muy superior e inflamable a la que él mismo imaginaba.

Eso entusiasma como una arenga antes de una batalla, y provoca el aplauso espontáneo del motivado correligionario, más allá de cualquier tonto detalle analítico racional que en definitiva a nadie le importa, salvo a los reaccionarios sionistas y sus socios imperialistas.

Porque no se requiere un máster en dialéctica para darse cuenta que afirmar que los judíos se están peleando con los palestinos como venganza de la Shoá no resiste el menor análisis. Indudablemente la frase tiene un gran impacto emocional, sólo comparable con su perversidad, pero como la mayoría de las consignas de barricada, es absolutamente insostenible en el terreno de la lógica o de la racionalidad.

Lamentablemente, semejante estupidez tiene tenebrosas connotaciones que van más allá de la acostumbrada apelación al pensamiento visceral del lector que utiliza EHG. Porque hacer un paralelismo entre el holocausto y el conflicto judeo palestino, no solamente es absurdo, sino que además encuadra en la sistemática y perversa banalización de la Shoá, que desde los cenáculos intelectuales de la izquierda internacional se está utilizando como nuevo instrumento judeofóbico, no sólo para devaluar arteramente la memoria del sufrimiento del pueblo judío, sino fundamentalmente para convertirlos nuevamente en el chivo expiatorio de todos los males de la humanidad.

La segunda frase tiene más pretensiones racionales, pero la Lógica es la ciencia del razonamiento, de la demostración, del pensamiento, de la inferencia. Y es imposible deducir de la premisa que EHG sostiene que, la inexistencia de Hezbollah en situaciones previas de guerra entre Israel y Líbano, demuestra con toda claridad que Hezbollah no puede haber agredido a Israel, ¡¡sino todo lo contrario!!

Lo curioso es que a mediados de 2007, y durante muchas semanas, en la Franja de Gaza los palestinos se estuvieron matando salvajemente entre ellos. Los heridos se contaron por centenas y los muertos por decenas, como consecuencia de una despiadada guerra fratricida entre los militantes palestinos de Fatah y los terroristas palestinos de Hamás.

De eso EHG no dice media palabra. No le interesa. Su comprometida pluma no se va a molestar en escribir por unos árabes más o menos que mueran en Medio Oriente salvo, claro está, que hayan sido víctimas de infames balas sionistas fabricadas para matar inocentes fedayines por pérfidas trasnacionales armamentísticas made in USA.

El tercer ejemplo es otro opus del mismo calibre maquiavélico que los anteriores. Pero de igual manera no resiste el menor análisis lógico porque como siempre lo que busca es un efecto emocional y no un inducir un proceso racional en el lector.

EHG ladinamente induce al lector a pensar que la invasión, y las subsiguientes bajas palestinas, son el resultado de una desorbitada venganza de Israel por la muerte de UN israelí, uno solo, que vaya a saber cómo murió. Oculta deliberadamente que el ataque de las IDF fue la última medida de Israel para intentar detener los ataques permanentes con cohetes y morteros que desde la impunidad de la franja de Gaza se hacen contra población civil israelí desde hace OCHO AÑOS.

¿Y cual es la inequívoca intención de tales ataques que Galeano no menciona?
Es simple: matar civiles israelíes.

Podemos hacer múltiples análisis de los objetivos políticos y/o militares buscados por los terroristas musulmanes, pero el dato indiscutible es que ni Hammas ni nadie lanza bombas y misiles durante tantos años sobre un país vecino con intenciones pacíficas.

Es más, hubo una tregua tratando de negociar salidas pacíficas al conflicto que Hammas, pública y unilateralmente, rompió en diciembre pasado reiniciando sus ataques coheteriles sobre casas particulares, hospitales y escuelas del territorio soberano de Israel.

Hace tres años, frente al argumento que Israel estaba ocupando ilegalmente parte de la franja de Gaza, el ejercito judío no sólo se retiró unilateralmente, sino que tuvo que desalojar por la fuerza a sus propios colonos civiles, en escenas cargadas de dramatismo que todos observamos por televisión.

¿Y cuál fue la respuesta de Hammas al tomar posesión de casas, escuelas, viveros, y demás infraestructura ciudadana y agro industrial que había sido abandonada por los colonos? ¿Usó acaso esos territorios para instalar más casas, escuelas y comercios que dieran trabajo, educación y desarrollo a los palestinos?

No. Lo que hizo inmediatamente fue transformar toda la zona en una inmensa base de lanzamiento de misiles sobre Israel. De eso no dice una palabra EHG. Del contexto, de los hechos y sobre todo de las intenciones de las supuestas víctimas.
Y los ataques se multiplicaron.
E Israel advirtió repetidamente que no iba a tolerar semejante agresión armada.

También, como le escribió la periodista uruguaya Ana Jerozolimski en carta abierta al propio Galeano, hasta "el mismísimo presidente palestino Abbas hizo muchas advertencias, exhortando a Hamas a dejar de disparar los cohetes, estimando que eso terminaría mal, que la paciencia israelí se agotaría. También Egipto advirtió. "El aviso estaba en la pared", dijo el Canciller de Egipto Ahmed Abul Gheit criticando a Hamas por la situación actual".
Pero nada sirvió.

Los ataques continuaron y además el arsenal misilístico de Hammas crecía en número, alcance y potencia. Como bien escribió Jerozolimski: "Eso no se fabrica en Gaza. Eso se trae de afuera...".
Finalmente, más allá de los hechos, el contexto y las intenciones que Galeano ignora o tergiversa, el argumento central de la nota del escritor es el siguiente: no es posible aceptar que por un muerto israelí haya 400 muertos palestinos. Me gustaría preguntarle a EHG si el número de muertos fuese el mismo, digamos 400 israelíes y 400 palestinos, ¿habría escrito un artículo condenando a israelíes y a palestinos por igual?

O voy un paso más allá, si hubiese más muertos del lado de Israel, ¿acaso EHG escribiría una dura nota contra Hammas y pediría que los lectores levantásemos la voz en defensa de los ciudadanos de Israel?

La respuesta es sencilla: NO

Simplemente porque eso ya ocurrió muchas veces y NUNCA leímos un artículo de EHG condenando el asesinato de civiles judíos por atentados terroristas palestinos.

La pregunta entonces no es cuántos israelíes y/o palestinos murieron desde el comienzo de este operativo, sino POR QUÉ razón están muriendo, cuáles son las causas de esas muertes, que ni son milenarias ni tampoco son ininteligibles.

Pero además es un verdadero insulto a la inteligencia sostener que en una guerra los "buenos" son los que tienen más víctimas y los "malos" los que tiene menos. Con semejante premisa acabaríamos llegando a la conclusión que en la Segunda Guerra Mundial, los "buenos" fueron los nazis y los "malos" los aliados.

La verdad es que a EHG no le importan los palestinos, ni los afganos, ni ninguna víctima de guerras o violaciones de derechos humanos en cualquier lugar del planeta. Preso de sus dogmáticas obsesiones ideológicas y políticas, lo único que le importa al escritor es tener una excusa para usar su habilidosa pluma contra los Estados Unidos, Israel y en general contra todo el sistema político occidental y sus bases ideológicas republicanas y democráticas. Es triste ver tanto talento desperdiciado al servicio de fines tan espurios.

Leonid Brezhnev, aquel hierático y desagradable líder soviético de los años 60 decía: "En nuestra sociedad, es moral todo lo que sirve a los intereses del comunismo"

Galeano escribe desde la misma ética que cultivaba aquel siniestro personaje.
Y por eso no duda en usar los más deleznables medios con tal de alcanzar su dudoso fin.
Como traficar con los derechos humanos, banalizar la tragedia del holocausto o hacer política contando cadáveres.



Ricardo Ayestarán Fajardo Montevideo, enero de 2009

[1] "Hasta cuando?" Artículo publicado en la revista argentina Página 12 el 31 de julio de 2006
[2] Ibidem
[3] "El precio de un solo israelí" Artículo publicado en el diario ABC de Madrid, el 7 de enero de 2009

Palabras de despedida de una judía venezolana

Ayer a las 20:02 finalmente llegaron. Los bárbaros llegaron.
Sometieron guardias para poder penetrar sin freno a la sinagoga cuando todo mundo dormía menos yo (ahora que el insomnio y yo nos hemos hecho tan amigos).
Hicieron lo que todos esperábamos. Lo de siempre. Pintaron consignas, destruyeron objetos,pisotearon los libros sagrados. Ah, y se llevaron papeles y documentos
con los nombres de los judíos sefardíes.¿Miedo?: No. Nostalgia sí por el sueño que se acaba.
El sueño de mis antepasados, el de mi bisabuelo cuando Venezuela aún era un país recién nacido
y se cruzó con su criolla para quedarse y procrear en esta tierra de gracia en el siglo XIX.
Saudades por lo caraqueño de mi madre, de mis abuelos, de mis antepasados.
De todos mis muertos enterrados aquí.
Me despido del país que conocimos.
El que mi padre amó sin remordimientos. Pongo a la orden mis libros humildes, por si acaso sirven para cualquier pira frenética de letras profanas.
Pronto enumeraré la lista adicional de lo que ofrezco e inmolo.
Pueden servir para una noche de cristales rotos. (Incluiré, para empezar por supuesto, los vidrios de las ventanas de mi casa).

Sonia Chocrón

Martín Varsavsky en camisa de once varas

Me pasaron por email el post de Martín Varsavsky titulado "Mejor que inventar españoles es reconocer a los que tenemos" en el cual Martín se opone a la nueva ley que otorgaría ciudadanía a los nietos de españoles en el mundo (una especie de Ley de Retorno) para mostrarse a favor de naturalizar a los trabajadores extranjeros que ya están viviendo en España.

¡Ay Martín, en la que te metiste! Antes de comenzar a leer las respuestas ya me imaginé el bardo que se te iba a armar. Y cuando las leí lo confirmé. La mayor parte son negativas y algunas, bastante incómodas. Porque fijate, tenés en contra a:

  • Los que odian a los "moros", es decir a los inmigrantes marroquíes y de ninguna manera estarían dispuestos a darles ciudadanía española.
  • Los que odian a los sudacas sin papeles, por la misma razón.
  • Los que odian a los argentinos con papeles (te dicen que no tenés derecho a opinar, vos sos extranjero aunque tengas papeles, mejor volvete a la Argentina).
  • Los que odian a los judíos (te dicen que no tenés derecho a opinar, Var-Savs-ky, y que por qué mejor no te vuelves a Israel).
  • Los nietos de españoles que estaban esperando esa nueva ley para escapar del Tercer Mundo, muchos cubanos, que, justificadamente te pueden mirar con resentimiento, por haber obtenido los papeles, sea gracias a que tenés plata o por simple proceso regular, mientras que ellos se tienen que bancar la dictadura castrista en la isla.
  • Todo aquel que considera que el jus sanguinis es tan buen criterio o mejor que el jus solis.

No me pone feliz decir esto, pero lo dejo para constatar: con ese apellido, Martín, en tu vida serás lo suficientemente español como para dejar sentada tu opinión sobre ese asunto y que la gente discuta sólo tus argumentos.

sábado, febrero 07, 2009

Mi amigo el comunista



Jaja, me encontré con una sorpresa al revisar las propagandas electorales israelíes para estas elecciones. Un compañero de la Facultad que hizo conmigo el M.A. en Ciencia Política aparece en esta, del partido comunista Daam. Es el que aparece a los 37 segundos del clip, de anteojos. Es judío y nació en Israel pero vivió toda su vida en Inglaterra. Volvió hace algunos años y se puso a militar con los comunistas (que en su mayor parte son árabes aunque te pongan algunas caritas judías en la propaganda).



Tuvimos algunas discusiones, pero está tan en el extremo político que simplemente no hay lenguaje común y no llegamos a pelearnos. Al contrario, le deseé suerte en su tesis (algo sobre como los contratistas árabes explotan a los trabajadores árabes de la construcción con la connivencia de los empleadores).



Discutir con Dan era como discutir con uno del PO MST o PTS pero sin la histeria antisemita de estos últimos. Saben, si hablaran con Dan, realmente se darían cuenta por contraste de lo fuerte que es el antisemitismo en la izquierda argentina, ese que tanto lo quieren disfrazar de "anti-sionismo": Para Dan la culpa de todo el conflicto la tiene que Israel sea un país capitalista. Para un antisemita de la paleoizuquierda argentina la culpa la tiene que haya un país llamado Israel. Dan me veía inserto en la lógica divisiva del capital. Uno del PO o del PTS me gritaría en la cara que soy un "sionista colonialista" por vivir acá. Dan es un comunista de verdad. Los de la paleoizquierda argentina son pobres mamarrachos antisemitas en comparación.



Pero como comunista de verdad, es por supuesto un nene mimado. Recuerdo que en cierto momento vivió en el yate de un amigo, amarrado en la costa de Tel Aviv, pero se daba unos paseítos solo por el Mar Mediterráneo. A Chipre y a Haifa. Me alegro de que siga viviendo en Israel. Ojalá haya conseguido un depto y un buen laburo. Hablar con los viejos para que le pasaran guita no le gustaba.

Sobre Lieberman

Ya que Alks ha mentado a Avigdor Lieberman en los comentarios de otro post, me parece que podría escribir un pequeño post sobre el asunto. Como dije, no creo que Lieberman sea un fascista. Le faltan los uniformes, la organización de milicias para aterrorizar a la población, el discurso anti-democrático de Mussolini, etc. Mussolini hizo todo eso sin llegar al poder.

Pero no hay dudas de que Lieberman representa una reacción derechista de la gente. Los analistas consideran que los israelíes judíos están frustrados por no ver en los dirigentes árabes signos de moderación y comprensión hacia el Estado, y por presenciar que ante ataques externos, los árabes se ubican claramente del lado de los enemigos del Estado, aún cuando a ellos mismos les caen los misiles.

Cabe aclarar que esto no era así antes, sino que las actitudes árabes, tanto como la reacción judía a estas, han pasado por un proceso de décadas de radicalización, y lamentablemente, el Proceso de Paz de Oslo, en lugar de haber llevado a una nueva moderación, ha hecho todo lo contrario. Oslo dio esperanzas a los árabes israelíes de que la lucha de desgaste que habían llevado a cabo los palestinos durante décadas, finalmente estaba dando resultados. Que por la paz, los judíos estarían dispuestos a olvidar por qué fue que fundaron un Estado (respuesta, no fue para ir a la playa en Tel Aviv o al casino de Jericó, sino porque sin un Estado propio, los judíos se enfrentaron a la extinción).

No hay que olvidar que el Proceso de Paz fue contemporáneo con el ascenso de lo que se llamó el "post-sionismo" entre los judíos, una ideología con raíces en el individualismo neoliberal. El post-sionismo postulaba que mientras que podamos vivir con los lujos del capitalismo, poco importaba el tipo de Estado que fuera Israel. La Segunda Intifada destruyó esta idea en el mainstream, y el post-sionismo volvió a la academia a ser solo un ejercicio de algunos intelectuales (muchos de los cuales se fueron del país a propagar esas ideas en Inglaterra). A propósito, un resultado similar al que provocó el Holocausto sobre las ideologías anti-sionistas en el período anterior a 1948 que comenté en el post "Qué es un sionista". La realidad se introdujo en las especulaciones y quedó claro que si el Estado judío en muchos aspectos provoca que los judíos no sean bienvenidos en Medio Oriente, sin un Estado judío, faltaría la energía interna necesaria entre los judíos para resistir los intentos de ser expulsados de aquí.

Los sucesos de Octubre 2000, en que al comienzo mismo de la Intifada los árabes israelíes de la Galilea organizaron un intento parecido de insurreccion solidaria con los Palestinos dentro de Israel cayó como un balde de agua fría sobre la sociedad israelí. La Segunda Intifada volvió entonces a ubicar a los actores en sus lugares y eliminó las ilusiones falsas provocadas por Oslo para abrazar un nuevo realismo.

Lieberman es entonces una reacción lógica a esta nueva situación de desconfianza hacia los árabes israelíes. Lo que me parece es que justamente, los líderes árabes-israelíes no hacen absolutamente nada por frenar el choque, por una lógica un poco perversa, similar a la del Hamás cuando usa escudos humanos: en ese caso si Israel aborta la operación, el escudo funcionó, y si la prosigue y mata a civiles podemos acusarlo de crímenes de guerra. En este otro caso, los diputados árabes del Parlamento ganan votos al mostrarse radicales con sus seguidores, negándose a asumir los costos pero pidiendo todos los beneficios de la ciudadanía, y si la derecha israelí reacciona, tienen siempre la posibilidad de denunciar a Israel por convertirse en un país fascista o racista. Ganan de cualquier manera, sea tensionando la democracia israelí hasta el punto de ruptura hasta que los judíos cedan, o denunciándolos por racistas o fascistas si no lo hacen.

Un ejemplo de este mecanismo perverso, idiota incluso por que a largo plazo será contraproducente, son las palabras de Ahmed Tibi, uno de los diputados árabes sobre Lieberman. Cuando podría haber dejado la crítica en "Lieberman es un fascista, nosotros somos democráticos", vemos como Tibi da un paso más, el paso que por supuesto contribuye a enervar más a los judíos y ponerlos, a su pesar, muchas veces, del lado de Lieberman:


Ahmad Tibi, un diputado de la Knesset árabe y frecuente compañero de altercados
con Lieberman,va incluso más allá, pidiendo que la comunidad
internacional boycotee a Israel si Lieberman sube al poder, como fue hecho cuando
el líder de extrema derecha Jeorg Haider se unió al gobierno austríaco.
"Haider era un racista local que peleó contra los inmigrantes e incitó
la xenofobia," dijo Tibi. "Aquí tenemos a un inmigrante racista que está
luchando contra los residentes de la tierra, los nativos. Esta es una forma
incluso peor de racismo."


Tibi lo que hace es oponer el par de conceptos inmigrante = judío versus nativo = árabe. Si parece que la oposición la hace sólo para el caso de Lieberman, no conocen a Tibi. El subtexto de la acusación la entienden perfectamente los israelíes, quienes, a pesar de muchos "descender de los barcos" como en el caso argentino, se sienten tan o más nativos de Eretz Israel que los árabes. Así es como gana votos Lieberman.

viernes, febrero 06, 2009

Hyper-Nadia

Hoy a la mañana me desperté como siempre con el cambio de respiración de mi hija. Pasa de ser regular o de ni escucharse a ser entrecortado y así sé que se está despertando. Luego hace ciertos ruidos de movimiento, una patada en el colchón y sé que se ha parado en la cuna. Yo sigo juntando fuerzas para despertarme, porque sé que es inevitable, que se levanta con hambre y que ya no me va a dejar dormir. Se apoya contra los barrotes de la cuna y pispea hacia afuera. Al lado tiene un pequeño armario de plástico sobre el que generalmente ponemos algunos juguetes y la mamadera de agua. Cuando Nadia se empieza a impacientar, agarra el juguete que tiene más a mano y lo tira contra el piso. Y así va tirando uno a uno hasta que no le queda nada que tirar y empieza a quejarse en voz alta hasta que voy a la pieza con la mamadera.

Como la canción de Bjork, Hyper-Ballad. Acá está el video.

We live on a mountain

Right at the top

Theres a beautiful view

From the top of the mountain

Every morning I walk towards the edge

And throw little things off

Like:Car-parts, bottles and cutlery

Or whatever I find lying around

Its become a habit

A way

To start the day

I go through all this

Before you wake up

So I can feel happier

To be safe up here with you

Its real early morning

No-one is awake

Im back at my cliff

Still throwing things off

I listen to the sounds they make

On their way down

I follow him with my eyes till they crash

Imagine what my body would sound like

Slamming against those rocks

When it lands

Will my eyes

Be closed or open?

I go through all this

Before you wake up

So I can feel happier

To be safe up here with you

miércoles, febrero 04, 2009

¿Qué es un sionista?

Un amigo argentino el otro día me preguntó inesperadamente: “pero, ¿qué es un sionista? Yo tenía entendido que es algo así como un insulto”. Esta nota está dedicada a responder en forma brevísima a su pregunta.

El sionismo nació en 1897 como movimiento político organizado. Representó el movimiento de liberación nacional del pueblo judío. Buscó la autodeterminación del pueblo judío en su tierra ancestral. Hoy se lo llama simplemente “nacionalismo judío”. El sionismo no inventó la idea de que los judíos somos un pueblo y no una religión. Aquella concepción es tan o más antigua que el judaísmo. En la Biblia, el tardío libro de Ester es el único en que somos llamados judíos. En el resto somos Am Israel (el pueblo de Israel) o Bnei Israel (los hijos de Israel). En la Biblia somos considerados un pueblo, por lo menos, una tribu.

La Revolución Francesa marcó el nacimiento del nacionalismo en Europa. Los europeos gradualmente se fueron reconociendo como pueblos distintos. La lengua que hablaban fue el factor más importante para establecer las fronteras entre los pueblos, pero no fue el único. Los judíos, que se reconocían como pueblo antes que los europeos, pero que vivían dispersos por varios continentes, se vieron de golpe entre la espada y la pared. La Asamblea Nacional francesa los obligó a fijar su identidad: o ciudadanos franceses de religión judía o extranjeros (a ser expulsados). Sin opción, los judíos aceptaron lo primero. Muchos, entre ellos Teodoro Herzl, el fundador del sionismo, hicieron de la cultura de la sociedad general su cultura y del judaísmo su más o menos olvidada religión. Otros intentaron vivir aparte, sin contacto con la sociedad gentil, temiendo lo que la modernidad hacía con su cultura. Estos son los judíos ortodoxos.

Pero para fines del siglo XIX, incluso los judíos “menos judíos” podían ver que las cosas no funcionaban. Cuanto más un judío se esforzaba por ser un ciudadano como los otros y abandonaba su cultura, más odio y recelo enfrentaba. El anti-judaísmo se expresó en el temor a la invasión invisible y en el odio por el progreso en la escala social de los judíos. Los judíos no conseguían ser completamente aceptados. Cuando el ejército francés acusó y degradó a Dreyfuss, un oficial judío, acusándolo de traición en base a pruebas espurias, Teodoro Herzl como periodista presenció a la masa del pueblo francés gritar “muerte a los judíos”. Herzl concluyó que no había futuro para los judíos en Europa. El viejo odio religioso contra el judío como “pueblo deicída”, sin desaparecer del todo, había mutado en una mezcla de odio nacional, de clase y finalmente racial.

Los anhelos de los judíos de volver a ser un pueblo libre y responsable por su propio destino y en la tierra de sus ancestros dieron fuerza al sionismo. Las dificultades de los judíos provocadas por el antisemitismo creciente en Europa lo empujaron desde atrás. Decenas de miles llegaron a la Tierra de Israel para fundar su propio país. Allí, con el tiempo, chocaron con el naciente nacionalismo árabe, que nació en muchos aspectos como reacción frente al conciente nacionalismo judío.

Los judíos ortodoxos nunca habían dejado de considerarse un pueblo. Pero su solución a los problemas era religiosa, esperar la llegada del Mesías. El sionismo en cambio era una solución laica al problema del antisemitismo: se terminaría cuando los judíos tuvieran un Estado y fueran como los demás pueblos. Por eso, la mayor parte de los judíos ortodoxos se opuso al sionismo. Los judíos comunistas se opusieron por otro motivo: emigrar a Palestina era abandonar la lucha por la Revolución en Europa. El Holocausto cerró el debate ideológico: los judíos que permanecieron en Europa fueron exterminados, los judíos que emigraron a Palestina se salvaron.

Algunos consideraron que los objetivos del movimiento sionista se cumplieron el día que nació el Estado de Israel. Otros decidieron que el sionismo sería una fuerza de apoyo a este Estado, que se debatía entre dificultades gravísimas. Sionistas de todo el mundo aportaron dinero y fueron a Israel a plantar bosques, construir asentamientos para los inmigrantes, realizar trabajo voluntario y, sobre todo, a vivir allí. Pero no todos los judíos quisieron trasladarse a Israel. Para estos su sionismo se manifestó en el afecto y la relación cercana con la “Madre Patria”. Un amor voluntario, sin obligaciones, a veces distraído y sin nombre, como un amigo con el que no se habla seguido pero se sabe que está.

El conflicto con los árabes y/o musulmanes que se extiende hasta hoy, dio un sentido adicional al sionismo. Un sector de aquellos mantiene vivo el deseo de la destrucción de Israel. El sionismo entonces continuó representando “el deseo de autodeterminación judía” aún después de haberse logrado ésta.

Como el sionismo en su sentido puro sólo tiene como objetivo la creación de un Estado judío en la Tierra de Israel y desde 1948 su continuada existencia, permite tantas variantes como intereses políticos hay: sionismo de derecha y de izquierda; socialista y capitalista; liberal y conservador; sionismo laico y -sorprendentemente, ya que no era lo que Herzl esperaba- religioso; sionismo judío y aún sionismo de los simpatizantes no judíos de Israel.

Fuera del marco sionista quedaron ideologías antinacionales de raíz marxista que rápidamente se convirtieron en sus enemigas, así como ideologías de extrema derecha que siempre temieron el poder, real o imaginado, de los judíos. Israel, si es algo, es la manifestación del éxito de la mayor obra colectiva de los judíos en los tiempos modernos. Y en ese sentido, aterra a quienes siempre han temido lo que los judíos son capaces de hacer juntos.

Si la ultraderecha racista se resiente de que Hitler "no haya terminado su trabajo" y que el nazismo haya muerto en un bunker alemán, mientras que el país de los judíos goza de buena salud, la izquierda marxista por su parte, tiene un resentimiento parecido: la Revolución en Europa fracasó, en el Tercer Mundo sólo apiló cadáveres. El sionismo en cambio fue exitoso más allá de los sueños más locos de sus partidarios. La inmigración de millones de judíos a Israel, lejos de ser una utopía inalcanzable, como le parecía a Trotsky, fue una realidad. Se entiende su histeria anti-israelí. Es simplemente producto de la envidia.

De lo dicho hasta ahora se desprende que no hay ninguna relación directa entre ser sionista y estar a favor de tal o cual política del gobierno de Israel, incluyendo el destino de los territorios en disputa donde viven palestinos. Lo único en lo que todos los sionistas coincidimos es en la necesidad de la existencia continuada de nuestro Estado. Lo cual, me parece que se entiende, se hace difícil si nos tiran cohetes todos los días.

Y así como yo digo con orgullo y conocimiento que soy judío, pero sé reconocer cuando alguien usa la palabra “judío” como insulto, así digo con orgullo que soy sionista, aun cuando mis enemigos usen esa palabra de manera torva. En los 1930s el lema antisemita en las manifestaciones en Inglaterra era “Echen a los judíos a Palestina”. Hoy las manifestaciones anti-sionistas dicen “Echen a los judíos de Palestina”. ¿Hay realmente tanta diferencia?

Fallas geológicas

Hay cosas que me dan bastante gracia. Hace unos días eliminé la premoderación de comentarios y desde entonces he tenido ¿el placer? de discutir con un comentarista que comenzó planteando que Israel conseguiría la paz si volviera a las fronteras de 1967 líneas de armisticio de 1949, y terminó acusándome de "creerme más que un no judío" y a la identidad israelí de estar fundada en base a la "pertenencia racial". Uno se pregunta para qué el comentarista nos indicaba el camino hacia la paz, si en realidad piensa que nos consideramos miembros de la raza superior... Y bueno, estoy acostumbrado a estos saltos mortales del pensamiento. Ayer me equivoqué al pensar que este comentarista había llegado a no se qué estratósfera del pensamiento. Al contrario, se ha hundido profundamente en una falla geológica bastante conocida por infame.


Ya que el mismo comentarista, en otro de sus saltos mortales, dijo que si fuera palestino en Gaza apoyaría al Hamás, y este último se hizo famoso no por sus cohetes Kassam, sino por ser durante 15 años el maestro mundial en la masacre explosiva en el colectivo o en la pizzería, es útil recordar que ha sido superado en este arte por sus hermanos iraquíes. Desde el 2004 que el Hamás mira apesadumbrado como sus anteriores records en el viva la muerte son completamente barridos por la "resistencia gloriosa" iraquí. Y como no va a ser así, con estos casos:


Esta es Samira Ahmed Jassim, una mujer de
aspecto banal de Irak. Ha sido arrestada por reclutar mujeres bomba suicidas:

En una entrevista separada en la prisión con The Associated Press, con los interrogadores cerca, la mujer dijo que era parte de un plan en el que mujeres jóvenes eran violadas y luego enviadas a ella para recibir un consejo maternal. Ella dijo que trataba de persuadir a las víctimas a que se hicieran bombas suicidas como el único escape de la verguenza y para reclamar su honor.
[...]

Dijo que su primer misión fue Um Hoda, un alias que quiere decir madre de Hoda.
“Hablé con ella varias veces,” dijo Jassim, que tiene cuatro hijas y dos hijos. “Volví con éllos [los que le pusieron el cinturón explosivo] y les dí los datos sobre élla. Y éllos me dijeron, tráenosla. … Y la llevé a la estación de policía, y ahí es donde ella se hizo explotar.”
Otra mujer, a quien ella llamó Amal, estaba metida en largas conversaciones, dijo Jassim.
“Hablé con ella muchas veces, me senté con élla, y ella estaba muy deprimida,” dijo en el video. “La llevé con éllos, y luego volví a buscarla y se hizo explotar.”

Ah, los placeres de vivir en sociedades medievales. Pero por supuesto, para los que tienen los oídos tapados y los ojos cerrados es la "desesperación" y la "ocupación" (?) de los iraquíes (y los gazeños), la que los hace matar iraquíes e israelíes y matarse en el proceso. Toda la (in)comprensión para ellos y todo el odio para nosotros, los que aparentemente, por ser judíos, "nos creemos más que un no judío". Lo que hay que leer...

domingo, febrero 01, 2009

Como explicar la situación israelí a los pacifistas

Qué hacer con los ignorantes tipicos "en contra de Israel".

Esos que repiten como loros esos comentarios de la prensa amarilla.

Pedagogía argentina pragmática:

¿Qué hacer, cuando de repente te encontrás, en una conversación, en la que una de esas almitas divinas, una de esas ´palomas (o palomos de la paz) blanc/os/as´, afirma que a los ataques terroristas no se les debe responder con otro ataque…

Receta:

1- Entrá en la conversación y preguntale si está de acuerdo con las acciones que ha tomado el ejercito israelí.

2- Cuando te diga "No", preguntale, ¿por qué?

3- Cuando empiece a hablar y a decir que tomar acción violenta puede acarrear la muerte de inocentes, y que eso es algo terrible, y que eso puede traer más violencia y venganzas..., etc.

4 -... En el momento que adviertas que el palomo o la paloma está llegando casi al final de la oración, encajale un tortazo en el medio de la jeta.

5- Si intenta devolverte el golpe, explicale que no puede hacer eso, pues está en contra de sus principios, y que responder con violencia no es la manera adecuada, porque puede provocar más violencia y venganzas.

6- Espera un par de minutos, a que esté de acuerdo y haga los pases necesarios con sus propias ideas, y transcurrido el par de minutos, rajale un directo al mentón, que sea más fuerte que el anterior.

7- Volvé a repetir los pasos del 5 al 7 durante… Bueno... no hace falta que lo hagas durante el transcurso de 8 años. Acaso después de unos minutos y unos cuantos uppercuts tu pasivo sparring palomita termine por captar, entender y digerir la idea de que hay situaciones en las que realmente "no queda otra" que contraatacar…

Cuando adviertas que está por llegar ese momento, tené la guardia bien preparada, porque la palomita pacifista puede llegar a transformarse en un israelí "desproporcionado"....

Puede ser que entonces comprenda y deje de repetir pavadas surgidas desde usinas de odio y maldad...

Y QUE FREUD NOS PERDONE!