miércoles, marzo 11, 2009

Nuestro querido Fontova - Segunda parte

Horacio Fontova respondió por email con algo que él al parecer considera una "aclaración" pero en realidad es la típica excusa del antisemita. "Yo lo que quise decir es otra cosa... pero ven, los judíos cometen una masacre y exploté".



Como la respuesta de Fontova vino por email, la copió aquí, y más abajo la respuesta a ella que le volví a enviar por email. La carta de Fontova:

No voy a comenzar con la palabra "amigos", como en el anterior mensaje, pues eso encendió aún más la magnitud de los insultos hacia mi persona, curiosamente con tal carga de violencia que llegan a lo perverso.



Las mías fueron irónicas, agrias preguntas y suposiciones a partir del lamentable, indignante origen de una circunstancial masacre, una de las tantas en la historia, mayor o menor que otras, no importa, pero masacre al fin, esta vez en la Franja de Gaza, no hace mucho tiempo. Y no hace falta ser demasiado ilustrado como para poder contar cantidad de víctimas civiles inocentes.



Ahora, en el aluvión de mensajes que provocaron mis palabras, amén de insultos repugnantes y mensajes de apoyo, han llegado muchas explicaciones históricas -que siempre agradezco si de desasnarme se trata- y reflexiones acerca de aquella “acción bélica” para detener al terrorismo (supuestamente sin otro remedio a esa altura del partido ).



Pero la matanza indiscriminada para corregir algo es un método bastante difícil de justificar y de entender. Del lado que sea. En este caso, a mi parecer, sólo sirve para continuar con las masacres, nunca para detenerlas.



Los mensajes que me siguen llegando son fácilmente clasificables: insultos humillantes, calumnias, maldiciones, amenazas, broncas, desilusiones y hasta los "Che, Negro, te fuiste al carajo!"



Pero también están las respuestas civilizadas, que invitan al diálogo, y que son muchas, afortunadamente.



Voy a repetir mis fundamentos, que tienen como origen reconocer que, lamentablemente, la violencia es parte de la naturaleza humana. Pero personalmente, nunca fui ni seré partidario de venganzas organizadas, invasiones, bloqueos o masacres.



No justifico los misiles de Hamas sobre Israel, pero tampoco justifico los "daños colaterales" producidos en la Franja de Gaza, que siguen causando mucho dolor.



Y me pregunto ¿dónde han quedado aquellos viejos campos de batalla donde sólo los ejércitos se daban a la lucha para dirimir oposiciones? Y no todo este moderno desbarajuste que cobra vidas inocentes.



No voy a finalizar esta correspondencia como lo hice en una anterior con un "Shalom" (que ojalá ya perteneciera a un lenguaje universal, no exclusivo) pues eso contribuyó a que los agravios fueran aún mas graves.



Esta dirección de mail finalmente será cambiada, los improperios eliminados, las amenazas documentadas, y los buenos mensajes serán incorporados a lo que todavía este "schvartze" pueda tener de humanidad, si es que eso aún significa una virtud en los días que corren.



Corresponde en este caso, por mis raíces calchaquíes, despedirme con un "Yuspagara" (Muchas gracias)



Atentamente



Horacio Fontova

****

Mi respuesta:



Cobarde, Fontova, muy cobarde. Vos no querías decir las cosas que dijiste contra los judíos, lo que pasa es que los judíos son una mierda asesina y explotaste, ¿no?.



Tu artículo era una colección de PRE-JUICIOS antisemitas y generalizaciones, como esta: "No me los imagino tan románticos". ¿Entendés por qué es un PRE-JUICIO y una generalización negativa sobre todo un pueblo? ¿O no lo entendés? Da la casualidad que ese pueblo del que hablás es el judío y que estamos acostumbrados a que a cierta gente se le salte un tapón cuando habla de nosotros.



Por supuesto, siempre hay una excusa: la "masacre" de Gaza es la tuya. La del zar Alejandro era que éramos revolucionarios y hacíamos lío en Rusia. La de Hitler que estábamos arruinando a Alemania. La de los militares franceses que juzgaron a Dreyfuss que éramos traidores a la patria. La de Wagner, que éramos incapaces de elevación de espíritu. La de la Iglesia católica que habíamos matado a Dios (!). La del Klu Klux Klan que "dominamos los medios".



Bueno, ojalá esta última fuera cierta, así no te tenemos que ver la cara más por televisión. Aunque ahora que se murió Jorgito, te la veo difícil Fontova.



Fabian