domingo, febrero 08, 2009

Martín Varsavsky en camisa de once varas

Me pasaron por email el post de Martín Varsavsky titulado "Mejor que inventar españoles es reconocer a los que tenemos" en el cual Martín se opone a la nueva ley que otorgaría ciudadanía a los nietos de españoles en el mundo (una especie de Ley de Retorno) para mostrarse a favor de naturalizar a los trabajadores extranjeros que ya están viviendo en España.

¡Ay Martín, en la que te metiste! Antes de comenzar a leer las respuestas ya me imaginé el bardo que se te iba a armar. Y cuando las leí lo confirmé. La mayor parte son negativas y algunas, bastante incómodas. Porque fijate, tenés en contra a:

  • Los que odian a los "moros", es decir a los inmigrantes marroquíes y de ninguna manera estarían dispuestos a darles ciudadanía española.
  • Los que odian a los sudacas sin papeles, por la misma razón.
  • Los que odian a los argentinos con papeles (te dicen que no tenés derecho a opinar, vos sos extranjero aunque tengas papeles, mejor volvete a la Argentina).
  • Los que odian a los judíos (te dicen que no tenés derecho a opinar, Var-Savs-ky, y que por qué mejor no te vuelves a Israel).
  • Los nietos de españoles que estaban esperando esa nueva ley para escapar del Tercer Mundo, muchos cubanos, que, justificadamente te pueden mirar con resentimiento, por haber obtenido los papeles, sea gracias a que tenés plata o por simple proceso regular, mientras que ellos se tienen que bancar la dictadura castrista en la isla.
  • Todo aquel que considera que el jus sanguinis es tan buen criterio o mejor que el jus solis.

No me pone feliz decir esto, pero lo dejo para constatar: con ese apellido, Martín, en tu vida serás lo suficientemente español como para dejar sentada tu opinión sobre ese asunto y que la gente discuta sólo tus argumentos.