miércoles, febrero 04, 2009

Fallas geológicas

Hay cosas que me dan bastante gracia. Hace unos días eliminé la premoderación de comentarios y desde entonces he tenido ¿el placer? de discutir con un comentarista que comenzó planteando que Israel conseguiría la paz si volviera a las fronteras de 1967 líneas de armisticio de 1949, y terminó acusándome de "creerme más que un no judío" y a la identidad israelí de estar fundada en base a la "pertenencia racial". Uno se pregunta para qué el comentarista nos indicaba el camino hacia la paz, si en realidad piensa que nos consideramos miembros de la raza superior... Y bueno, estoy acostumbrado a estos saltos mortales del pensamiento. Ayer me equivoqué al pensar que este comentarista había llegado a no se qué estratósfera del pensamiento. Al contrario, se ha hundido profundamente en una falla geológica bastante conocida por infame.


Ya que el mismo comentarista, en otro de sus saltos mortales, dijo que si fuera palestino en Gaza apoyaría al Hamás, y este último se hizo famoso no por sus cohetes Kassam, sino por ser durante 15 años el maestro mundial en la masacre explosiva en el colectivo o en la pizzería, es útil recordar que ha sido superado en este arte por sus hermanos iraquíes. Desde el 2004 que el Hamás mira apesadumbrado como sus anteriores records en el viva la muerte son completamente barridos por la "resistencia gloriosa" iraquí. Y como no va a ser así, con estos casos:


Esta es Samira Ahmed Jassim, una mujer de
aspecto banal de Irak. Ha sido arrestada por reclutar mujeres bomba suicidas:

En una entrevista separada en la prisión con The Associated Press, con los interrogadores cerca, la mujer dijo que era parte de un plan en el que mujeres jóvenes eran violadas y luego enviadas a ella para recibir un consejo maternal. Ella dijo que trataba de persuadir a las víctimas a que se hicieran bombas suicidas como el único escape de la verguenza y para reclamar su honor.
[...]

Dijo que su primer misión fue Um Hoda, un alias que quiere decir madre de Hoda.
“Hablé con ella varias veces,” dijo Jassim, que tiene cuatro hijas y dos hijos. “Volví con éllos [los que le pusieron el cinturón explosivo] y les dí los datos sobre élla. Y éllos me dijeron, tráenosla. … Y la llevé a la estación de policía, y ahí es donde ella se hizo explotar.”
Otra mujer, a quien ella llamó Amal, estaba metida en largas conversaciones, dijo Jassim.
“Hablé con ella muchas veces, me senté con élla, y ella estaba muy deprimida,” dijo en el video. “La llevé con éllos, y luego volví a buscarla y se hizo explotar.”

Ah, los placeres de vivir en sociedades medievales. Pero por supuesto, para los que tienen los oídos tapados y los ojos cerrados es la "desesperación" y la "ocupación" (?) de los iraquíes (y los gazeños), la que los hace matar iraquíes e israelíes y matarse en el proceso. Toda la (in)comprensión para ellos y todo el odio para nosotros, los que aparentemente, por ser judíos, "nos creemos más que un no judío". Lo que hay que leer...