domingo, enero 04, 2009

Pensamientos

Como todos saben, ayer a la noche, el ejército israelí entró en la Franja de Gaza con el objetivo de parar el lanzamiento de los misiles palestinos y pegarle un golpe mortal al Hamás.


Creo que este es el momento en que me siento más cerca de los soldados. Los misiles han llegado a impactar en la ciudad que tenemos al lado al sudeste (Yavne) a menos de 10 kilómetros de acá. Y los soldados están allí realmente luchando para protegernos a todos.


Volví de dejar a mi hija en el jardín y al estacionar el auto vi a uno de mis vecinos. Un señor de sesenta y pico de años que siempre pone la radio del auto muy fuerte cuando saca las compras del super (pobre, está medio sordo, y encima el edificio de al lado hace eco contra mi ventana). Hoy, luego de pensar "uy, el señor de la radio" me dije, "quizás tiene un hijo que en este mismo momento está defendiéndonos de los terroristas en Gaza. Puede ser, por la edad". Y sentí realmente que en Israel somos todos una familia, desde mis vecinos hasta los soldados. Pensamientos raros para un argentino que siempre vio en un uniforme verde a un "milico" y que nunca tuvo amigos "del barrio" (aunque sí de la escuela, que vivían en el barrio).


Más allá de eso, acá no van a leer los desarrollos de la guerra, hay otros blog que se ocupan mejor que yo de eso, y la verdad es que yo prefiero que se sepa lo menos posible: los soldados saben lo que tienen que hacer y cuánto menos esté en los medios, mejor, porque el Hamás también ve la tele.