miércoles, diciembre 31, 2008

Cuando crezcan nuestros cohetes

Uno se debate acá sobre si escribir sobre ciertas cosas, porque hay familia que lee y se va a asustar, pero es inevitable, porque en algún momento van a sumar 2 + 2 o levantarse para leer las noticias en los diarios.



El último cohete que impactó en el aula de un colegio de Beer Sheva*, un cohete Grad (un tipo de Katiusha, para nada un misil "hecho en casa", sino diseñado por los rusos), viajó aproximadamente 49 kilómetros hacia el Este desde Gaza. Mi ciudad, Rishon LeTzion, donde vivo con mi mujer y mi hija, está a 54 kilómetros de Gaza, mirando al Norte. No hay que ser un gran genio para entender cómo va la cosa. Una operación terrestre para hacerles pagar bien el precio al Hamás por este terrorismo que han lanzado contra los israelíes es necesaria, fundamental y urgente.



* Nadie resultó herido en Beersheva por la simple razón de que como un cohete había impactado en la ciudad el día anterior, las clases se habían suspendido. Eso ha sido una gran suerte y una buena decisión, pero así no se puede vivir. Y es otro crimen de guerra que suma el Hamás.



Más allá de eso Marcelo Kisilevsky tiene unas buenas cosas para decir. Completo acá (gracias Daniel)

2) Estado de guerra vs. Estado de paz



Los reclamos de no matar a los asesinos sino capturarlos y someterlos a juicio, en mi opinión, son la base de la segunda doble vara con la cual se miran estos episodios, entre estado de guerra o estado de paz. Aquí caemos en una trampa, a veces en la “mala leche” de la prensa y la opinión pública internacionales: a los palestinos se los juzga según el criterio de estado de guerra, desde el cual, con razón o sin ella, tienen derecho a resistirse al ocupante con los medios a su alcance.



Pero a Israel, cuando combate, con razón o sin ella, con los medios a su alcance, se lo juzga según el criterio de estado de paz, según el cual no está matando a su enemigo en el campo de batalla sino perpetrando ejecución sumaria; en cambio, debiera capturar a los “sospechosos”, investigar cada crimen y obtener pruebas -que de paso no violen las normas investigativas del derecho penal, o sea: que un juez es el que autorice allanamientos, y demás- y luego probar su culpabilidad por medio de la presentación de evidencias y testigos.



La respuesta en mi opinión, es contundente: o ambas partes se comportan civilmente, o ambas lo hacen militarmente. Desde el momento en que el Hamás comete actos bélicos, por más débiles (e imbéciles, por inútiles, pues ellos sí podrían lograr su cometido -salvo la destrucción de Israel- por vías diplomáticas), todos sus miembros se están colocando a sí mismos en el campo de batalla y en la mira de armas. Y a reclamar a otra parte. Dicho sea de paso, esto tiene que ver con lo que Marky Levy definió alguna vez como “la responsabilidad del débil”.



4) Derechos Humanos vs. Relativismo Cultural



Aquí Israel se debate en otra trampa de la que le cuesta salir. El pecado paternalista de Occidente es considerar a los palestinos como un “pueblo primitivo”, o mejor dicho “sociedad tradicional”, para usar la nueva terminología de la antropología académica. Dicha concepción sostiene que Occidente ha pecado al querer “civilizar” a los pueblos tradicionales de oriente y África, según el Modelo Antropológico Clásico del siglo XIX. Éste fue reemplazado por el modelo de Relativismo Cultural, que buscaba estudiar cada cultura tal cual es, y condenaba cualquier intento de modificarla como violento e imperialista. En cambio, Israel no es “primitivo” ni “tradicional”, y sus conductas no deben ser juzgadas según la vara del relativismo cultural sino por la de los derechos humanos, que son bien civilizados y universales.



Así, si los palestinos ejecutan colaboracionistas en la plaza pública, sin demasiado juicio previo, eso no viola los derechos humanos: es su cultura y no tenemos derecho a modificarla desde afuera. Si les cortan el clítoris a las nenas, eso es cultura. Si amputan los dedos de los ladrones, eso es cultura, y si las mujeres deben ser encerradas en sus casas, o asesinadas si se niegan a casarse con un tío anciano o si se enamoran indebidamente, eso es su cultura. Y si lanzan misiles y se inmolan con el expreso fin de matar inocentes, eso no es terrorismo, sino que así es su cultura. Ok, bueno, quizás sí violan los DD.HH, pero no lo saben, porque son primitivos e ignorantes, pobre gente. O peor todavía: así es como expresan su desesperación contra una civilización que los ha pauperizado y no les ha dejado alternativa. Perdón, pero en las fabelas de Brasil están más desesperados, y nadie se ha inmolado todavía en un autobús.



No señor: su objetivo no es comer mejor ni tener un estado -que si fuera sólo eso ya lo habrían conseguido hace rato-, sino la destrucción del otro que no es como ellos. Y eso, eso, viola los derechos humanos.

martes, diciembre 30, 2008

El que no salta, es del Hamás

Esto no lo presencié yo, pero me lo contó una compañera de trabajo.


Cuando salíamos del campus de Har Hatzofim de la Universidad Hebrea en Jerusalem me dijo "ah, terminó la manifestación".

-¿Qué manifestación?, le pregunté.

-Estaban dos grupos de estudiantes, unos árabes que protestaban contra la ofensiva israelí en Gaza y unos judíos que hacían una contraprotesta contra ellos. En un momento el grupo de estudiantes judíos se puso a gritar "el que no salta es de Hamás" y se pusieron todos ellos a saltar.



Me pareció un caso de esas paradojas que tiene esta zona de conflicto. Está el peligro de terroristas entre los estudiantes árabes y al lado de esto la política estudiantil más común e inofensiva, los cantitos. En Israel tenemos a los que apoyan a nuestros enemigos entre nosotros y estudian en nuestras universidades como cualquiera, en lugar de ir a estudiar a un país árabe avanzado como Siria o Sudán, donde quizás se sentirían más a gusto. Cuando quieran, ¿eh?

Egypt Blames Hamas for War

domingo, diciembre 28, 2008

Algunas reflexiones sueltas sobre el conflicto y la guerra mediática

La propaganda pro-árabe ya habla nuevamente de "desproporcionalidad". Que los ataques de Israel son "desproporcionales". Eso es un sinsentido.



1. Se supone que si uno de los bandos va a ganar, su fuerza tiene que ser en algún sentido desproporcionada. En el caso actual, no hay dudas que el bando israelí es desproporcionadamente más poderoso, desproporcionadamente más inteligente (porque el Hamás es el único que se mete en una guerra que no puede ganar), y desproporcionadamente más cuidadoso con la vida humana, tanto la propia como la ajena (del Hamás, maestros del hombre bomba, no se espera cuidado con la vida ajena, pero tampoco son muy cuidadosos con la propia).



2. La desproporcionalidad en el poder militar es prácticamente central al objetivo de los ejércitos. Una de las maniobras militares básicas es el fuego concentrado sobre una posición, mientras se deja temporal y peligrosamente desprotegida otra.



3. Hay una confusión propagada por aquellos que odian a Israel respecto al significado de la proporcionalidad. Supuestamente hacen referencia a la teoría de la Guerra Justa, pero sin comprenderla en lo absoluto. Según algunas de las reglas de la Guerra Justa, una acción militar tiene que que ser proporcional, sí, pero proporcional a sus objetivos políticos o militares. Estos pueden ser declarados o no, y muchas veces -y con buena razón- los objetivos son sólo claros para aquellos que comandan la guerra. Porque el secreto ya es de por sí una buena táctica. Por lo tanto y en primer lugar, decir que las acciones del ejército israelí son desproporcionales sin conocer qué es exactamente lo que el ejército israelí desea lograr con cada ataque, es absurdo. En segundo lugar, aún si se supiera exactamente cuál es el objetivo que Israel quiere lograr con cada bomba (para, por ejemplo, comparar en algún tipo de escala arbitraria, si se justifica tirar una bomba de 500 kilos para demoler un hangar identificado como un depósito de armas en una zona semi poblada, o si sería mejor utilizar una de 250 kilos o de 1000), el sentido de proporcionalidad que se debe usar sigue siendo el de las acciones de un ejército respecto de sus propios objetivos tácticos o estratégicos.



Pero no es este el sentido en que los que odian a Israel usan la palabra desproporcional. Para ellos, la proporcionalidad tiene que existir entre las acciones de cada ejército. Como si a un ejército se le permitiera disparar sólo la misma exacta cantidad y calidad de munición que el otro y de no hacerlo debiera ser acusado de desproporcionalidad (¡o incluso, que los dos ejércitos debieran comenzar a pelear exactamente con la misma cantidad de material de guerra!). Ese sentido de la palabra desproporcionalidad es otro absurdo.



4. Por eso yo digo, que si quieren ejércitos balanceados y batallas proporcionales, jueguen al Starcraft o al Command & Conquer.



5. Otro mecanismo de la guerra mediática es hacer ver a los ciudadanos israelíes como insensibles. El que odia a Israel se pone en una especie de posición virtual "neutral" en el que adopta una postura "más moral que la tuya". Típico es escuchar que las dos partes son culpables, que Israel no hizo tampoco todo lo posible, y -esta es increíble pero me la arrojaron a mí en una discusión- que mis comentarios demuestran que no lamento las víctimas civiles palestinas. Como si los israelíes debieran ahora guardar un minuto de silencio por los muertos palestinos. Sí, claro. Me imagino cuantos minutos de silencio guardaron los ingleses por las víctimas civiles alemanas en la Segunda Guerra Mundial. Seguro que lo hicieron. El primer día de la guerra a más tardar. Pfff!



6. Finalmente, cuando se piensa que absolutamente cada acción militar que ha tomado el Hamas en este conflicto ha sido un crimen de guerra (porque sus cohetes son todos lanzados hacia blancos civiles, por si queda poco claro), suena realmente cretino acusar a ambos lados por igual. No, acá el culpable de comenzar la guerra fue el Hamás. El culpable de crímenes de guerra en este conflicto es el Hamás, y cualquier otra conclusión demuestra un grado de cretinismo moral (o cretinismo sumado a una ignorancia supina) pocas veces alcanzado en una discusión.

sábado, diciembre 27, 2008

Noticias en vivo de Israel - Canal 10

Con video desde la frontera con la franja de Gaza. http://10tv.nana10.co.il/

Noticias reflejadas en el espejo

JERUSALEM, December 26 (FMN) - The UN today stepped up its pressure on the Arab world to send humanitarian aid to the besieged residents of Sderot, suffering under years of constant rocket bombardment from Iranian-backed Arabs.



"The brave people of the Negev are being forced out of their homes, in what can only be called ethnic cleansing," stated UN General Assembly President Miguel d'Escoto Brockmann. "This slow genocide is being ignored by the world at large, and the Arab world is responsible."



The Arab world have been enforcing a siege on Israel for over sixty years. Basic humanitarian items are not allowed into Israel from most Arab countries, and Israel is likewise banned from selling its own goods to its neighboring states, hurting the economy of the tiny nation.



"Legally, Israel is suffering under occupation, as the Arab states control all of Israel's land borders," stated Brockmann. "In addition, there are hundreds of Arab settlements in Israel itself, which have been the major obstacle to peace for decades."



"The Arab treatment of Jews and Israelis can only be described as a form of apartheid," said former US president Jimmy Carter as he visited Ashkelon in a solidarity visit. "Israel, one of the most crowded nations in the world, has been forced to give more and more land to the expansionist Arabs over the past decades, and it gets nothing in return. Peace requires full normalization, and I am disappointed that even Egypt and Jordan continue to incite against Jewish national self-determination."



"Israel has turned into an open-air concentration camp," asserted peace activist Lauren Booth last month. "The Israeli economy is being constrained by the Arab boycott of Israel, which is still largely in force. The occasional 'peace' treaties and tiny trickle of trade is just a facade by the Arab world meant to cover up their humanitarian crimes against the peaceful people of Israel and their aims to shrink Israel's land area into nothingness."



While all of Israel suffers from the Arab blockade, it is the residents of Sderot who are suffering the most lately from indiscriminate rocket attacks by the Iranian-funded Arabs of Gaza.



UN Human Rights investigator Richard Falk called the rocket attacks "a crime against humanity" and demanded that "the Arab states, flush with oil money, must provide Sderot residents with basic needs, like rocket shelters, psychologists and medical professionals."



"For sixty years, the Arab nations have conspired to block Jews from being able to return to their land. They have started overt and covert wars against the only Jewish state. The few Jews who remain in Arab countries suffer from official and unofficial discrimination.



"Hundreds of resolutions against the systematic Arab attempts to destroy Israel have been ignored by these expansionist states, and Israel remains besieged even after so many years. How long will the world remain silent?"



Academics such as John Mearsheimer and Stephen Walt have also noted that world opinion tends to support the so-called "Arab Lobby" even as the genocidal intent of the Arab world is explicitly stated in their media and mosques. "The Arab influence on world governments is directly proportional to power of the Arab economy, which influences businesses and politicians in ways that can only be described as insidious. As a direct result, simple moral values become muddled as the Arab world works hard to influence the agendas of Western nations, to remarkable success," stated Walt in a lecture in Munich last Sunday.



Acá

miércoles, diciembre 24, 2008

Los 3 reyes magos: Apache, Merkava y F-16

Ahora sumé dos más dos y entendí por fin lo que pasa. El Hamás desde hace algunos días nos está bombardeando a más no poder, tirando todo lo que tiene (misiles Katyusha contra Ashkelon, Qassam y morteros contra Sderot). ¿Por qué? Es evidente que quieren hacer lo posible para que Israel invada y ocupe la franja de Gaza... pero tienen mucho apuro. Quieren que Israel invada hoy o mañana a más tardar. ¿Se entiende? Así pueden hacer su jueguito conocido de los judíos matando a Jesus (los palestinos) en Navidad.


Israel debe comerse los misiles por lo menos hasta el 26 (o quizás hasta después del 6 de enero) (y de paso aprovechar para planear mejor). Y después, querido, no te salva ni el angel Gabreel.

Un perdón tardío pero necesario

Miren qué bueno esto. Me conmovió el hijo cuando dijo: "'I'm overwhelmed,' said Jim Winters, 44, a Miami maker of artistic neon signs. 'It happened 16 years before I was born. He went to jail and he didn't want his kids to know. He was old-school and proud.'"

Un cuento para un día de Januca

La vaca idishe


Los habitantes de un pobre shtetl de la vieja Rusia decidieron que les sería muy útill la posesión de al menos una sola vaca, de propiedad comunal, ya que no tenían dinero para más. Con esfuerzo reunieron moneda tras moneda, compararon precios y adquirieron 1 vaca que estaba en oferta en la ciudad de Minsk.

Esa única vaca del pueblo resultó excelente: daba buena y abundante leche para los niños, así como manteca para todos.

Decidieron entonces alquilar un toro, para que la vaca tuviera terneritos a fin de abastecer de carne al shtetl y empezar una crianza ganadera.

Trajeron, pues, un hermoso toro y lo dejaron en el establo con la vaca, para que la naturaleza siguiera su curso. Pero la vaca no aceptó al toro.

Si el toro quería subirse sobre el trasero de la vaca, esta lo evitaba presentándole la cabeza. Si el toro intentaba acercársele por la derecha o por la izquierda, ella lo esquivaba ostensiblemente.

Desalentados, los vecinos del shtetl hicieron lo que hacían todos los demás judíos ante un dilema: fueron a consultar al rebe. El rebe escuchó la exposición de tzures, se peinó la barba con la mano derecha, reflexionó y preguntó a la delegación:

-¿La vaca procede de Minsk?

Los aldeanos se maravillaron de la sabiduría del rebe; ¡qué maestro, qué genio!

-¡Si, rebe, efectivamente, la vaca vino de Minsk! ¿Cómo se dio cuenta?

-Porque mi esposa es de Minsk.

La Mancha de la Migdal




Este es un libro corto y sencillo de leer que trata sobre la trata de blancas organizada en la Argentina por grupos de judíos "polacos" y cuya organización principal la "Zvi Migdal" se hizo lamentablemente famosa. La prostitución (aunque no el trabajo de regentear prostitutas) fue legal en la Argentina hasta el año 1936.



Uno de los métodos típicos de la Zvi Migdal era mandar reclutadores a Europa para casarse sucesivamente con distintas jóvenes judías pobres, que engañadas viajaban a la Argentina con el rufián, y luego eran rematadas entre los distintos dueños de los burdeles de Buenos Aires y otras ciudades.



La Zvi Migdal fue desarticulada entre los años 1930-1931, pero la mayor parte de sus socios nunca fue a la cárcel y se fueron incorporando de a poco a la comunidad judía decente, borrando su pasado de proxenetas y prostitutas.



El libro de Larry Levy sin embargo, es un estudio de historia basado totalmente en fuentes secundarias, estudios de historiadores profesionales y contadísimas entrevistas del autor a algunos personajes que tuvieron conocimiento indirecto del asunto. El autor no efectuó ningún trabajo de campo más que visitar los cementerios de los "impuros" (así se los llamaban a los que estaban en el negocio de la prostitución). A favor del autor sólo se puede decir que no ha caído en el plagio, ya que si bien más de la mitad del libro se compone de citas de trabajos de historiadores que han realizado trabajo de campo, nunca oculta de donde toma los datos.



Si se quiere profundizar en el tema (y honrar a quienes han realizado un cuidadoso y paciente trabajo de archivo), mejor leer los libros de los que Levy tomó la información original: los trabajos de Donna Guy, Andrés Carretero, Ernesto Goldar, Víctor Mirelman ("En busca de una identidad. Los inmigrantes judíos en Buenos Aires, 1890-1930") y Héctor Zinni y Rafael Ielpi.

lunes, diciembre 22, 2008

Licencia para un genocidio - Norman Cohn





Acabo de leer este excelente libro de Norman Cohn, "Licencia para un genocidio. El mito de la conspiración judía mundial y los Protocolos de los Sabios de Sión".



Este es el mejor estudio sobre el mito de los Protocolos de los Sabios de Sion. En realidad, los "Protocolos" no son un sólo libro, sino que cada edición ha sido adaptada a las necesidades de los antisemitas de cada país, ha sido traducido y retraducido y ha incorporado nuevos elementos de otros autores.



Como bien cuenta Norman Cohn, el texto de los "Protocolos" es en su mayor parte un plagio de una obra política llamada Dialogue aux Enfers, escrita por Maurice Joly, que hacía discutir a dos personajes: "Maquiavelo" y "Montesquieu" sobre la mejor forma de gobernar. Además de esto, incluye varios pasajes que no forman parte de esa obra original y que demuestran el pensamiento típico de la aristocracia rusa. Porque fue el servicio secreto ruso (la Ojrana) el encargado de plagiar la obra de Joly para que sirviera como material de agitación contra los judíos y en contra de las ideas liberales (que fueron atribuidas a un complot judío) que amenazaban la autocracia zarista. Los Protocolos, en versiones simplificadas y acortadas, fueron usados para promover los pogroms anti-judíos en Rusia, especialmente la terrible masacre de Kishinev (1903).



Los "Protocolos" fueron difundidos en todo el mundo principalmente a través de exiliados rusos "blancos" de la Revolución comunista de 1917, los cuales financiaron la traducción y publicación de la/s obra/obras a varios idiomas o las hicieron conocer a sus contactos en los servicios de seguridad y la nobleza de otros países.



Es interesante notar que hoy en día que desde ciertos círculos de la izquierda se quiere efectuar una diferencia tajante entre antisemitismo y anti-sionismo, debido a supuestas diferencias conceptuales, que esta diferencia prácticamente no existe en el texto de más influencia para el pensamiento antisemita (incluso mayor que Mein Kampf de Adolf Hitler). En los "Protocolos", aunque no en todas las versiones, se identifica a los "sabios de sion" con los dirigentes sionistas, y muchas ediciones tienen un epílogo ilustrado en el cual se ve una serpiente (que representa a los judíos) que sale de Jerusalem en el 70 e.c. y vuelve a Jerusalem en el futuro próximo; en su movimiento, "encadenando" a los pueblos europeos. Asimismo, varios editores de los "Protocolos" los identificaron a posteriori con minutas tomadas en la reunión del Primer Congreso Sionista en Basilea, Suiza, en 1897, o con las minutas de una -inexistente- reunión secreta en ese congreso. Lo que me lleva a reflexionar que el antisemitismo moderno y el anti-sionismo han estado siempre relacionados entre sí.



Un capítulo por demás interesante en el libro de Cohn es su reseña del juicio por falsificación y difamación que se llevó a cabo en Berna, Suiza, contra los editores de los "Protocolos" en ese país. La baja calaña de los defensores de esa falsificación es expuesta claramente, así como la decisión del juez de condenarlos por falsificación e indecencia.



El libro de Norman Cohen es muy recomendable para quien tiene interés en el pasado de este panfleto y sus promotores y el clima ideológico en el que fue creado y creído (y la historia no termina, ya que es uno de los libros más difundidos, después de la Biblia).

sábado, diciembre 20, 2008

Sólo algo que me ha gustado mucho.

jueves, diciembre 18, 2008

Del partido de ayer...

miércoles, diciembre 17, 2008

De rutas e idiotas

Qué terrible lo que ha pasado cerca de Eilat, con el micro que se cayó por el desfiladero. La ruta 12 es bastante corta, pero tiene esa bajada desde el Sinaí (frontera con Egipto) y Eilat en el Mar Rojo.


Al parecer incluso el accidente fue producto de una pelea entre los choferes de dos micros, e iban a más velocidad de lo recomendado.


Ahora me vino a la mente que hace unos años hicimos un paseo todos los argentinos que vivimos en Rishon hacia el Mar Muerto y Masada. No es la misma ruta, en nuestro caso era la 3199 de Arad a Masada (parte de "atrás", donde está el espectáculo de luces), pero les puedo asegurar que era peor. Y el chofer iba muy rápido, y era de noche. Tanto que fui yo el que me acerqué y le dije que bajara la velocidad porque nos íbamos a matar, pero claro, el tipo se me hizo el guapo, me dijo que estaba apurado y me miró como si yo fuera un boludo. Tanto que me siguió boludeando cuando llegamos. Pero hay que comérsela, que te crean un boludo, pero te digo que le salvé la vida a ese idiota y a varios argentinos que me cargaban por cagón. Es una de las razones por las que desde que tengo auto, prefiero no hacer viajes grupales, donde yo no tengo el control del volante y le confío la vida a un desconocido.

martes, diciembre 09, 2008

Cómo funciona el sistema electoral israelí y la incertidumbre en el cuarto oscuro

Bueno, sólo quería compartir con ustedes un poco de lo que sucede aquí en cada elección. Como saben, el sistema israelí es parlamentario unicameral, de representación estrictamente proporcional a la cantidad de votos sacados por partido y de un sólo distrito, es decir, que el que vota en Eilat al sur vota por lo mismo que el que vota en Kiriat Shmona al norte y su voto vale exactamente lo mismo.



El resultado de este sistema (potenciado porque los judíos nunca nos ponemos de acuerdo entre nosotros) es lo que se ha denominado un sistema multipartidario extremo, donde es normal que entren 10 partidos al parlamento (comparar con EEUU donde entran sólo dos, o a lo sumo algunos independientes aquí y allá).



Si trazamos una escala simple de posiciones políticas que van en un arco desde la izquierda a la derecha, podemos predecir que un partido que desee ganar las elecciones, debe acercarse lo más posible al centro (la mediana), ya que allí se encuentra la masa más grande de electores (y puede chupar de izquierda y de derecha). Sin embargo, cuando un partido, digamos de izquierda, se corre hacia el centro, lo más probable es que deje un espacio vacío a su izquierda para un partido que se posicione entre el extremo izquierdo y el partido que busca la mediana. Que es exactamente lo que sucede en Israel. Lo mismo sucede con los partidos situados más a la derecha. Entonces, un partido que quiere ganar las elecciones debe dejar de lado la ideología y ser flexible en sus posiciones. Pero eso no quita que siga habiendo partidos ideológicos (los cuales no ganarán las elecciones, a menos que la masa electora se vuelque justo para ese lado, situándolos, de pura casualidad, en la mediana).



Ahora, qué debe hacer un votante. Bueno, depende, el votante sí puede priorizar su ideología en el momento de votar. Supongamos que el votante desea que gane la centro-izquierda. Entonces, podría intentar ubicar al partido de centro-izquierda, y votarlo. No quiero decir que Kadima es de centro-izquierda (es centro puro, pero Avodá está casi muerto), pero supongamos que uno dice: "esto es justo lo que yo quiero, un partido que hable duro pero que esté dispuesto a concesiones". Bien, entonces uno va al lugar de votación, se prepara en el cuarto oscuro y ahí piensa: pero si voto al partido de centro izquierda y este tiene que hacer una alianza con el partido de centro-derecha, lo más probable es que resulte un gobierno demasiado de derecha para mi gusto. Entonces el votante puede hacer algo así: en lugar de votar al partido que mejor lo representa ideológicamente, vota a uno más a la izquierda de la postura de uno, digamos Meretz, para que "tire" del arco político más hacia la izquierda y ayude al partido que realmente quiere votar a que permanezca en el lugar donde uno realmente quiere que esté, pero sin votarlo. También es una postura racional desde el punto de vista del votante. ¿Les parece?



A mí me parece que el sistema político israelí se hace más interesante que el argentino, que se resume en "somos todos compañeros" versus "¡cualquiera menos los peronchos!" ¿no?

Continuando con Hebron y cosas relacionadas

¿Qué me pasa? voy a hablar más de Hebrón...



En los comentarios del post anterior, Andrés preguntó, porque yo afirmé pero no expliqué, qué quería decir cuando dije: "Desde la Primera Intifada que Israel ha perdido el derecho de sofocar la rebelión palestina por la fuerza (salvo acciones en defensa propia)." Andrés preguntó: "¿Cuál es el límite que separa la "rebelión palestina" que, supuestamente no puede ser reprimida, con las "acciones que merecen ser reprimidas por la fuerza porque son en defensa propia"?"



Yo le di una respuesta a continuación, pero me gustaría fundamentarla un poco más con algunas cosas de las que he leído en estos últimos meses. Aún cuando ya formaba parte de mi actitud, leer los libros de Michael Walzer y a Zeev Schiff/Ehud Yaari me han ayudado a basarla en un argumento coherente.



Michael Walzer en su libro "Guerras Justas e Injustas" (1974) (se consigue en castellano) opina lo siguiente sobre lo que sucede en una guerra de guerrillas (en un territorio bajo ocupación) cuando las guerrillas tienen efectivamente apoyo popular:

"¿Pero qué pasa si las guerrillas no pueden ser aisladas del pueblo? [N. es decir, si el pueblo apoya masivamente lo que hacen las guerrillas] ¿Qué pasa si el levée en masse [(el apoyo masivo)] es una realidad y no meramente un objeto de propaganda? Característicamente, los manuales militares ni exponen ni responden tales preguntas. Hay, sin embargo, un argumento moral para hacer si se llega a este punto: la guerra anti-guerrilla ya no puede ser entonces peleada - y no sólo porque, desde un punto de vista estratégico, no puede ya ser ganada. No puede ser peleada porque ya no es una guerra anti-guerrilla sino una guerra anti-social, una guerra contra un pueblo entero, en que no es posible hacer distinciones [entre civiles y combatientes] en la lucha actual. Pero este es el caso límite de la guerra de guerrillas. De hecho, los derechos de la gente entran en acción antes, y ahora debo intentar darles una definición plausible." (p.187)

Walzer continua presentando el ejemplo de la guerra del gobierno sur-vietnamita y norteamericano contra el norte vietnamita, en el cual, por el fracaso en ganar los corazones de los norvietnamitas, se derivó en una pendiente moral en la cual primero se les pedía a los aldeanos que entregaran a los vietcong refugiados en sus aldeas. Pero como esto no tenía éxito, las aldeas (que alojaban a los vietcong) eran bombardeadas luego de evacuar a sus habitantes, para pasar más adelante a ser avisadas que serían bombardeadas para que sus habitantes se pusieran a salvo por su propia cuenta, para pasar finalmente a ser bombardeadas sin aviso, por ser algunas aldeas consideradas favorables a los vietcong, con lo cual en lugar de una distinción entre combatiente y no-combatiente se pasó a una distinción entre no-combatiente leal y no-combatiente desleal.



En el caso israelí, yo creo que se puede comparar la situación estratégica de Vietnam con lo que sucedía en Israel antes de la Primera Intifada, cuando la violencia era aislada (y de nivel muchísimo más bajo que en Vietnam), pero se pensaba que se podían ganar los corazones del resto de la población palestina (y continuar con la ocupación como si nada). La Primera Intifada cambia la ecuación al transformar lo que podía ser una guerra de guerrillas de muy baja intensidad o actos de terrorismo aislados, en una guerra popular. Entonces más adelante Walzer dice:

"En cierto punto en el progreso militar de la rebelión, o en la decadencia de la capacidad política del gobierno que se le opone, se podrá transformar en imposible pelear con las guerrillas de cerca. No hay suficientes hombres o, más probablemente, el gobierno, aunque puede ganar batallas particulares, no tiene poder de permanencia. Tan pronto como la lucha termina, los aldeanos reciben de nuevo a las fuerzas insurgentes. Ahora el gobierno (y sus aliados extranjeros) se enfrentan a lo que es, en efecto, o mejor dicho a lo que se ha transformado, en una guerra popular. Este título honorífico puede ser aplicado, sin embargo, sólo después de que el movimiento guerrillero ha ganado apoyo popular muy considerable. De ninguna manera es cierto en todo momento. Uno sólo necesita estudiar la campaña abortiva del Che Guevara en las selvas de Bolivia para darse cuenta cuan fácil es destruir a una banda guerrillera que no tiene ningún tipo de apoyo. De allí, uno puede trazar un continuo de dificultad creciente: en algún punto a lo largo de ese continuo, los guerrilleros adquieren derechos de guerra, y en algún punto más adelante, el derecho del gobierno a continuar el combate debe ser puesto en duda."


[...]


"Estoy inclinado a decir más que esto. En la teoría de la guerra, como hemos visto, las consideraciones de jus ad bellum [reglas que regulan el derecho a hacer la guerra] y jus in bello [reglas que definen las prácticas moralmente aceptables en la guerra] son lógicamente independientes, y los juicios que hacemos en términos de uno y de otro no son necesariamente los mismos. Pero aquí se juntan. La guerra no puede ser ganada, y no debe ser ganada. No puede ser ganada, porque la única estrategia disponible involucra una guerra contra civiles; y no debe ser ganada, porque el grado de apoyo popular que descarta estrategias alternativas también hace que las guerrillas sean los gobernantes legítimos del país. La lucha contra ellas es una lucha injusta así como una que sólo puede ser llevada a cabo injustamente. Peleada por extranjeros [y en los territorios, los israelíes somos extranjeros, no porque la tierra de por sí nos sea extraña, por supuesto que no lo es, sino porque la gente que vive allí no son nuestros conciudadanos], es una guerra de agresión; peleada por un régimen local solamente, es un acto de tiranía. La posición de las fuerzas anti-guerrilleras se ha transformado en doblemente insostenible." (p. 195-196)

Y de aquí que la única solución verdadera al conflicto palestino-israelí sea política, no militar. El reparto de territorios y la creación de un Estado palestino. Lo militar sólo puede ser válido en auto-defensa, pero según yo lo veo, es inmoral -especialmente luego de la Primera Intifada- establecer gradualmente nuevos asentamientos y luego reclamar el derecho a la defensa de su perímetro.



Un artículo de Michael Walzer que tiene un link permanente en esta página y que trata específicamente sobre el caso israelí-palestino es este.



Respecto al grado en que podemos entender la rebelión palestina como guerra popular, si es que a alguien aún le quedan dudas, recomiendo leer el tercer capítulo del libro de Zeev Schiff y Ehud Yaari, "Intifada" (1991), capítulo titulado apropiadamente, "el proletariado enfurecido". (se consigue en librerías de usados en todo Israel y en el mundo)



Respecto a cierto artículo del analista israelí de derecha y pro-asentamientos Moshe Arens que ha sido traducido al español por José Antonio y ha aparecido también en El Rejunte.il, esta es mi reacción: "Es el famoso entender pero ¿no? justificar. Cómo nos gusta cuando las acciones del ejército israelí son usadas para "entender" la desesperación de los hombres bomba palestinos. Nos encanta. Una verguenza el artículo de Moshe Arens. Lo peor que he leído." Moshé Arens es alguien que vive como si la Primera Intifada nunca hubiera existido. Me juego la vida que también dice que tiene montones de amigos palestinos.



Espero que dejemos de lado las justificaciones (que siempre toman en cuenta cierta cadena de eventos causales y no otras para explicar y entender), y nos aboquemos a defender a Israel por lo que merece ser defendido, y no defendamos o "entendamos" los comportamientos inmorales de parte de su población.

sábado, diciembre 06, 2008

Hebron

Bueno, este es un tema sobre el que en realidad no tengo muchas ganas de escribir, pero ya que es "actual", debería hacer el intento.



Los colonos de Hebron son fanáticos religiosos. Eso no es un problema en sí mismo, sino sólo cuando utilizan la violencia. Como ahora, que han atacado a los soldados israelíes que están allí para protegerlos con ácido, papas con clavos, harina (que hiere gravemente a las córneas), piedras y otras cosas. Deberían llevarse a absolutamente todos los colonos judíos de Hebrón. Están allí porque se metieron en un momento en que Israel no sabía que hacer con los territorios. Ygal Allon, Moshé Dayan y Levi Eshkol fueron culpables de negligencia y apoyo indirecto a ese proyecto insólito. El fanático rabino Moshé Levinger que fue el que inició toda esta farsa se podría morir de una buena vez, pero no antes de que vea como se llevan a todos presos de allí y se cierra esta locura que él empezó.



Más allá de eso, los judíos tenemos derecho a ir y mantener la Tumba de los Patriarcas que queda allí, y a visitar en paz la zona. Si los árabes no lo pueden garantizar, entonces el ejército israelí deberá hacerlo. Tanto se habla de que Jerusalem es la "tercera ciudad más importante en el Islam" y se olvida que Hebrón es la segunda ciudad más importante en el judaísmo. Y ya que estamos, recomiendo un libro sobre este tema: Gershom Gorenberg, "The Accidental Empire".

miércoles, diciembre 03, 2008

El mejor y el peor restaurant de Israel

En la última semana tuve dos experiencias gastronómicas que me marcaron. Sí, me marcaron, les digo. Profundamente.



El mejor restaurant de Israel



London Café, en la peatonal de Netanya. Un restaurant común, comida israelí (hay que pasar un tiempo acá para saber lo que es tipica comida israelí de restaurant, no se caracteriza por la variedad).

Lo primero que notamos es el super tamaño de los licuados que pedimos (26 shekels cada uno). Como un litro!



Después llegaron mis spaguetti con salsa Alfredo (crema, queso roquefort, queso parmezano, gratinado arriba). En dos platos (uno encima de otro) calientes, que me quemé durante 10 minutos (como me gusta, odio la comida fría y por eso como apurado). Una porción abundante que me llenó.



Mi hermano se pidió unas kebab riquísimas que vinieron con ensalada y papas fritas y su novia filé de salmón.

Estaba tan lleno cuando terminé que descarté pedir un postre. Pero ya habíamos visto que eran de tamaño monstruoso.

3 personas, 250 shekels más propina.



El peor restaurant de Israel



Cada vez que me acuerdo me dan ganas de aporrear el teclado. El Gaucho, de Rishon Letzion. El Gaucho es una cadena de parrillas al estilo argentino/uruguayo.



Día de semana, llegamos a las 2 de la tarde. Había apenas cuatro mesas ocupadas, el lugar casi desierto. Está la carta y está la oferta que es el menú ejecutivo.
Pedimos tres menúes ejecutivos y una empanada para una amiga que ya había comido y se tenía que ir temprano.

Lo primero es que el menú ejecutivo no tiene un precio fijo. Te da un vaso de sprite (sin hielo, aunque pedimos), una ensaladita minúscula condimentada con una porquería dulce, una papa al horno (o porcioncita de papas fritas) y una empanada frita que ni fu ni fá. Pero el precio del plato principal es de acuerdo al menú, o sea que ninguna oferta. Pedimos 2 porciones de 500 gramos de bife de chorizo bien hechos y un filé de salmón.


Esperamos media hora para que trajeran lo primero, las empanadas.

Luego esperamos media hora para que trajeran las ensaladas y las papas.

A la hora y media trajeron el bife de chorizo!! Eran las 15:30 y parecía sabroso y extremadamente grueso. Imaginen que agarran un cacho de carne de la heladera de 4 cm de grosor, lo ponen a la plancha cinco minutos de lado y lado, cosa que por afuera tome color marrón y lo sirven. Así es lo que recibimos. Lo corté por la mitad y estaba todo rojo crudo como si acabara de destripar a un animal. Ni siquera era rojo con sangre, cosa de que le llegó el calorcito y empezó a jugocear... no. Rojo seco como de freezer. Así estaba la carne, sólo que con un color marrón cremita por afuera. Y encima tenía por afuera granos de pimienta. ¿Qué argentino come un bife con pimienta, la que lo parió?



Se lo devolvimos y ahí ya estaba embroncado. Lo trajeron de nuevo a los 5 minutos, apenas un poco más cocido. Le dijimos que lo ponga en un paquetito junto al postre porque nos teníamos que ir, eran las 4 de la tarde.

"El postre son 12 shekels más" nos dijo el mozo. Qué??? Si aparece en el "menú ejecutivo"? Sí, pero si lo querés comer además de mirarlo en el menú, tenés que poner extra. Por respeto al trabajador y porque no tenían la culpa se salvaron de que los putee de arriba abajo al mozo y la moza.

Ok, dame la cuenta.

3 personas y una empanada, 350 shekels (300 pesos argentinos). ¿Quéeee???? ¿Pero cuánto sale la empanada de mierda? 25 shekels esa bazofia frita. 25 shekels!!! 21 pesos argentinos! Estamos todos locos, le dije al mozo. ¿25 shekels por esa porquería? ¿350 shekels por tres personas? 2 horas de espera, comida totalmente cruda y un servicio de mierda?

Jerem total a El Gaucho de Rishon LeTzion, ¿por qué cornos no se fundieron un día antes de que se nos ocurriera ir?

Gauchodemierdaylaputaquetepario

lunes, diciembre 01, 2008

El pequeño Moshe Holtzberg

Esto casi que lo dice todo.