miércoles, diciembre 03, 2008

El mejor y el peor restaurant de Israel

En la última semana tuve dos experiencias gastronómicas que me marcaron. Sí, me marcaron, les digo. Profundamente.



El mejor restaurant de Israel



London Café, en la peatonal de Netanya. Un restaurant común, comida israelí (hay que pasar un tiempo acá para saber lo que es tipica comida israelí de restaurant, no se caracteriza por la variedad).

Lo primero que notamos es el super tamaño de los licuados que pedimos (26 shekels cada uno). Como un litro!



Después llegaron mis spaguetti con salsa Alfredo (crema, queso roquefort, queso parmezano, gratinado arriba). En dos platos (uno encima de otro) calientes, que me quemé durante 10 minutos (como me gusta, odio la comida fría y por eso como apurado). Una porción abundante que me llenó.



Mi hermano se pidió unas kebab riquísimas que vinieron con ensalada y papas fritas y su novia filé de salmón.

Estaba tan lleno cuando terminé que descarté pedir un postre. Pero ya habíamos visto que eran de tamaño monstruoso.

3 personas, 250 shekels más propina.



El peor restaurant de Israel



Cada vez que me acuerdo me dan ganas de aporrear el teclado. El Gaucho, de Rishon Letzion. El Gaucho es una cadena de parrillas al estilo argentino/uruguayo.



Día de semana, llegamos a las 2 de la tarde. Había apenas cuatro mesas ocupadas, el lugar casi desierto. Está la carta y está la oferta que es el menú ejecutivo.
Pedimos tres menúes ejecutivos y una empanada para una amiga que ya había comido y se tenía que ir temprano.

Lo primero es que el menú ejecutivo no tiene un precio fijo. Te da un vaso de sprite (sin hielo, aunque pedimos), una ensaladita minúscula condimentada con una porquería dulce, una papa al horno (o porcioncita de papas fritas) y una empanada frita que ni fu ni fá. Pero el precio del plato principal es de acuerdo al menú, o sea que ninguna oferta. Pedimos 2 porciones de 500 gramos de bife de chorizo bien hechos y un filé de salmón.


Esperamos media hora para que trajeran lo primero, las empanadas.

Luego esperamos media hora para que trajeran las ensaladas y las papas.

A la hora y media trajeron el bife de chorizo!! Eran las 15:30 y parecía sabroso y extremadamente grueso. Imaginen que agarran un cacho de carne de la heladera de 4 cm de grosor, lo ponen a la plancha cinco minutos de lado y lado, cosa que por afuera tome color marrón y lo sirven. Así es lo que recibimos. Lo corté por la mitad y estaba todo rojo crudo como si acabara de destripar a un animal. Ni siquera era rojo con sangre, cosa de que le llegó el calorcito y empezó a jugocear... no. Rojo seco como de freezer. Así estaba la carne, sólo que con un color marrón cremita por afuera. Y encima tenía por afuera granos de pimienta. ¿Qué argentino come un bife con pimienta, la que lo parió?



Se lo devolvimos y ahí ya estaba embroncado. Lo trajeron de nuevo a los 5 minutos, apenas un poco más cocido. Le dijimos que lo ponga en un paquetito junto al postre porque nos teníamos que ir, eran las 4 de la tarde.

"El postre son 12 shekels más" nos dijo el mozo. Qué??? Si aparece en el "menú ejecutivo"? Sí, pero si lo querés comer además de mirarlo en el menú, tenés que poner extra. Por respeto al trabajador y porque no tenían la culpa se salvaron de que los putee de arriba abajo al mozo y la moza.

Ok, dame la cuenta.

3 personas y una empanada, 350 shekels (300 pesos argentinos). ¿Quéeee???? ¿Pero cuánto sale la empanada de mierda? 25 shekels esa bazofia frita. 25 shekels!!! 21 pesos argentinos! Estamos todos locos, le dije al mozo. ¿25 shekels por esa porquería? ¿350 shekels por tres personas? 2 horas de espera, comida totalmente cruda y un servicio de mierda?

Jerem total a El Gaucho de Rishon LeTzion, ¿por qué cornos no se fundieron un día antes de que se nos ocurriera ir?

Gauchodemierdaylaputaquetepario