jueves, noviembre 13, 2008

La nube de pedo en que viven algunos políticos israelíes

Shimón Peres sigue volando en una nube senil, haciendo la paz consigo mismo, mientras los árabes no cambian en lo absoluto sus posiciones, y nosotros aceptamos una humillación tras otra.



Salam Fayyad, Primer Ministro de la Autoridad Palestina y supuesto super-moderado, en su discurso en la Conferencia Ecuménica de la ONU se "olvidó" que Jerusalem es santa para el pueblo judío.

"Jerusalem es el hogar del tercer lugar más sagrado del Islam, el lugar donde Mahoma subió a los cielos, y el lugar donde Jesús, el cristiano (!), resucitó", dijo el líder Palestino.


¿Jesús, el cristiano? ¿Que era, seguidor de él mismo? Jesús era judío, pero ahí se le pone muy complicado a los árabes.



Mientras tanto, el Plan Saudita contiene la condición del regreso de los refugiados palestinos a Israel, pero nuestros sabios líderes Shimón Peres y Tzipi Livni lo aplauden y consideran este punto "un mero detalle de negociación" ¡pero qué bueno que ya reconocen el derecho a la existencia de Israel! Sí, claro, pero con 4 millones de árabes más con derecho a voto, esto ya no se va a llamar Israel.



Shimón Peres se siente dispuesto a ganar otro Premio Nóbel de la paz, dirigiéndose en persona al Rey Saudita. ¡La misma monarquía que es el primer exportador de antisemitismo islámico en el mundo! Y la misma monarquía que practica un total apartheid en su país, tanto con las mujeres como con ciudades a las cuales no puede ni siquiera ir un no-musulmán. ¡Qué verguenza!