miércoles, febrero 27, 2008

Espadas, guerreros y bestias

En el Observer de Inglaterra salió publicada una nota de un turista a Irán. Esta parte es fantástica:

Visité el Gran Bazar, donde almorcé en un lugar tipo "agujerito en la pared", comiendo un delicioso pollo Fesenjan con nueces y salsa de granadas y lo bajé con un te dulce. Siendo also así como un hereje cultural, debo admitir que mis vistas favoritas en Teherán fueron los slogans anti-norteamericanos pintados en las paredes de la Vieja Embajada Norteamericana. Había grandes cosas revolucionarias como "Los Estados Unidos son demasiado débiles para hacer nada" y "Haremos que América sufra una gran derrota". Un cartel enorme sobre la vieja entrada a la embajada proclamaba una "Exhibición del Gran Satán", aunque cuando quise entrar a verla me prohibieron la entrada, diciéndome que era un sitio militar prohibido. [...]



La pieza más importante estaba pintada en la pared exterior de un edificio de departamentos - un enorme "Abajo USA" sobre una bandera norteamericana con calaveras por estrellas y bombas cayendo. Mi guía estaba avergonzado por todo esto, pero a mí me fascinaba. Eventualmente dejamos la ciudad y enfilamos con su auto hacia las impresionantes montañas que sirven como fondo poderoso y nevado de la capital iraní.



Como no es poco común en este tipo de destinos, mi guía era un gran fanático de la música heavy metal británica. Fui invitado a escuchar una canción del nuevo album solista del anterior cantante de Iron Maiden, Bruce Dickinson, famoso por tales canciones como "Bring Your Daughter to the Slaughter" (Trae a tu hija a la masacre). Esta composición particular era algo sobre espadas y guerreros y bestias - el contenido lírico usual, horrible, del heavy metal.



Mi guía estaba en éxtasis: "Este Bruce Dickinson, es un gran poeta, ¿sí? Es como un filósofo sufí inglés."



Me quedé sin palabras. Hay muchas palabras con la que yo podría llamar a Bruce Dickinson - ¿pero filósofo sufí?



¿Te gusta Judas Priest? preguntó mi guía mientras otra horrorosa canción empezaba. Esta no era la banda de sonido que yo quería para acompañar el asombroso paisaje por el que estábamos conduciendo.

Leerla toda.