jueves, noviembre 22, 2007

La Burbuja



A ver, ¿puede pasar que veas una película, y te guste desde el principio hasta 10 minutos antes del final y después digas, "qué cagada"?



Eso es exactamente lo que me pasó con HaBuáh (La Burbuja), una peli israelí estrenada el año pasado y que vimos en DVD el otro día en casa. Calificación: dos estrellas.



Siguiendo con la costumbre en este blog de no mostrar chanchadas, la fotito esta de Daniela Virtzer, una de las protagonistas de la película, les tiene que bastar, muchachos.



La peli trata de cuestiones de amor, en medio de la guerra entre israelíes y palestinos. Bien smolanit (izquierdista), central en la película es el problema de la ocupación de los territorios, visto casi siempre, en el choque de los puestos de control. Bien, no me quejo, yo no estoy a favor de la ocupación, no fue eso lo molesto de la película.



Se puede decir que la peli trata sobre Romeo y Julieta. Ya saben, dos adolescentes que se aman, pero pertenecen a familias enfrentadas... bueno, acá uno de los jóvenes se llama Noam, y es un chico judío israelí que trabaja en un negocio de venta de CDs en Tel Aviv. El otro se llama Ashraf, un jóven palestino que vive en Nablus/Shjem, en Samaria. No hay Julieta, son dos Romeos.



Como dije, la peli me gustó hasta cierto momento, aún cuando me disgustó enormemente lo que me pareció directamente en un momento una apología de la droga, en una escena de una rave. Al parecer, con la droga está todo bien, un actor secundario tímido se le anima a la Daniela, todos se dan muchos besitos, y la vida parece sonreirle a todo el mundo. Y ni siquiera viene la policía a arruinar la fiesta en la playa, a la manera del Violinista en el Tejado, cuando, se acuerdan, los cosacos le hacen un pogrom en medio del casamiento. No, todo sale bien y los efectos de la droga no se ven ni en la solapa del DVD. Pero bueno, no es eso lo que más me jodió. Si quieren se los cuento. Pero les aviso acá: les voy a contar el final. No lean si la quieren ver.




*** Spoilers *** No lean si no quieren saber el final de la película ***




Como dije, Romeo y Julieta. Noam y Ashraf se quieren mucho, pero su amor no podrá ser. Ashraf es palestino y está de ilegal en Israel. En cuanto vuelve a Nablus/Shjem, el novio de la hermana lo descubre transando con Noam (que estaba de incógnito) y le dice que si no se casa con su propia hermana, lo mata por homosexual. Se acuerdan como termina Romeo y Julieta, ¿no? Romeo piensa que Julieta está muerta y se mata, pero Julieta está sólo drogada, y cuando se despierta y lo ve a Romeo muerto, ella se mata también. Bueno, acá los dos mueren, pero distinto. Cuando Ashraf decide convertirse en un hombre bomba (no se explica bien por qué toma el lugar de otro), lo va a buscar a Noam a Tel Aviv. Y allí le demuestra su amor... matándolo junto a él en la explosión en medio de la calle. Sí. Es como si Romeo le hubiera dicho a Julieta, "si lo nuestro no puede ser, yo te mato".



Si alguna vez pensaron que el amor es dar la vida por el otro, hacerle un bien aunque nos duela o nos separe para siempre (imaginen Titanic, chicas, imaginen El Joven Manos de Tijera, chicos), La Burbuja te dice que no, que el verdadero amor se expresa matando al otro. Horripilante mensaje. Ashraf podría haberse matado solito, pero decide ir hasta donde trabaja Noam, y robarle lo más preciado, la vida. Pero eso sí, los directores dejan bien en claro que Ashraf lo ama a Noam... que boludos. Y mejor no hablemos de las nubecitas cursis del final, con la toma aérea y la voz de Noam en off "desde el Paraíso", en una película que no puede ser más laica, y en la que eso no pega ni con cola. Ah, ¿Colas? Sí, les aviso, muchas...