viernes, agosto 17, 2007

Sobre Dios después del Holocausto (III)

Un tercer autor que Steven. T Katz analiza respecto a la respuesta judía al Holocausto es Emil Fackenheim. (Leer la primera y segunda partes de la discusión de Katz con otros autores).



Fackenheim intenta realizar dos cosas a la vez: 1) reconocer que el Holocausto fue un hecho único, a la manera de Rubenstein (el filósofo que había dicho que el Holocausto negaba a Dios), pero 2) que este hecho no no llegue a la negación de de Dios. Como dice Katz, Fackenheim requiere esta estructura compleja para no ser injustos con los mártires de los campos de la muerte y no hablar contra Dios.



Al contrario de la postura ultra-ortodoxa de considerar todo lo malo que nos sucede culpa de los pecados de los judíos y castigo de Dios, Fackenheim no considera que el Holocausto sea un castigo por un pecado, ni un juicio divino y tampoco "educación moral" a la manera de Job, ni necesario para el progreso judío ni hay nada que se pueda decir para explicar o defender Auschwitz. A la manera de Berkovitz, no podemos explicar porqué Dios permitió que pasara el Holocausto o por qué no intervino. Pero aún así, dice Fackenheim, hay que partir de la premisa de que Dios existe y el judío no debe rechazarlo.



La originalidad de Fackenheim para salir de este dilema es decir que de Auschwitz sale el 614º mandamiento (la tradición judía habla siempre de 613 mitzvot/mandamientos). Dice Fackenheim: "los judíos tienen prohibido darle a Hitler la victoria pósthuma!" Después de Auschwitz los judíos están bajo la obligación sagrada de sobrevivir. La existencia judía en sí misma es un acto sagrado y el recuerdo de los mártires (izkor!) es un deber. Los judíos tienen prohibido desesperar de la redención, caer en el cinismo o abdicar la responsabilidad por el presente y entregar el futuro a las fuerzas del mal. Asimismo, en esta visión la asimilación (התבוללות) y la pérdida de la identidad judía es darle la victoria a Hitler.

"La pasión demónica de Hitler fue erradicar a Israel de la historia. El judío que desespera del Dios de Israel como resultado de los actos monstruosos de Hitler estaría haciendo, irónicamente, el trabajo de Hitler y ayudando a Hitler a cumplir su objetivo."


Pero si Dios en el judaísmo es un Dios que comanda, también es un Dios que salva. ¿Dónde está esta parte de Dios, la salvación en el Holocausto? Fackenheim responde que el Estado de Israel es el testimonio viviente de la presencia continuada de Dios en la historia. Es a través de Israel que el judío puede volver a experimentar esas experiencias formadoras religiosas (root experiences) que permiten mantener la fe. (experiencias como el éxodo de Egipto o la recepción de la Ley en el Sinaí.)



Las críticas de Katz a Fackenheim son, primero, que el estatus de mitzva/mandamiento de este 614º mandamiento no está claro. ¿Es un mandamiento divino? ¿Es algo que Dios habló por boca de Moisés? ¿tiene esta misma fuerza de ley como revelación? ¿o es sólo una metáfora o analogía y usamos la palabra mitzvá para darle una autoridad que no tiene a una respuesta humana? Al parecer es sólo una respuesta humana y la palabra mitzvá sólo confunde las cosas.

Segunda crítica es que para adoptar la visión de Fackenheim hay que creer en Dios y creer en que el Estado de Israel es una manifestación del continuo poder divino luego del Holocausto. Fackenheim no intenta probar o rechazar estas cosas, sino que las acepta como premisa. Fackenheim habla desde la fé. Creer o no creer.



La tercera crítica es que no hay en Fackenheim ningún hecho histórico que pueda servir para que Fackenheim rechace a Dios. La teoría no es refutable. Katz hace aquí la crítica inversa a la que le hizo a Rubenstein (en el caso de Rubenstein mientras que había un evento que refutaba la existencia de Dios - el Holocausto- no había ningún evento que pudiera hacer que Rubenstein aceptara la existencia de Dios, ya que todos los eventos positivos eran producto del hombre). Luego del Holocausto, un evento único, como Fackenheim mismo reconoce, ¿qué situación histórica podría ser concebible para que Fackenheim rechazara la existencia de Dios?



Al parecer Fackenheim se dio cuenta de este problema (la imposibilidad de falsificación de su teoría) y quizo solucionarlo en un ensayo posterior ("Elijah and the Empiricists") planteando una situación hipotética, en la que los únicos sobrevivientes en el mundo luego de una guerra nuclear fueran un pequeño grupo de judíos condenados prontamente a la extinción por contaminación radioactiva y el Mesías aún no viene. ¿Es este un caso que a Fackenheim le haría rechazar a Dios? Al parecer no, porque Fackenheim, luego de plantearlo, propone una válvula de escape, y dice que mientras haya esperanza y aquellos judíos no hayan muerto, todavía no es tiempo de rechazar a Dios.