viernes, agosto 10, 2007

Atrapados en el medio

En el Jerusalem Post, Charles Small, director de la Yale initiative for the Interdisciplinary Study of Anti-Semitism contempla nuestro problema actual:

"Por toda clase de interesantes razones, los pensadores progresivos europeos, que son concientes del fascismo y los elementos extremos del nacionalismo que vimos en la Segunda Guerra Mundial, han creado todo un cuerpo de pensamiento que trata de alejarse del nacionalismo. Hablan de hibridez, nociones post-modernas de identidad, que todos somos parte de este grupo gris. Es un intento de alejarse del nacionalismo."



En este nuevo mundo, los "judíos, en un sentido la identidad más híbrida en la historia del mundo - Israel es el país más increíblemente diverso y multicultural de la historia del mundo, integrando gente de Africa, Europa, Asia y América - al mismo tiempo tienen una identidad judía y una conexión con Israel muy fuerte.



Desde una perspectiva europea híbrida, cosmopolita, esto es un problema. El rechazo de los judíos a asimilarse es un problema para aquellos que creen en esta noción postmoderna de hibridez. Es difícil para algunos elementos de Europa ver nuestra complejidad - por un lado nuestra postura es mantener nuestra identidad, somos particulares, y por otro lado, somos universales."



Al mismo tiempo, el Medio Oriente está siendo testigo de "un aumento de las identidades esencialistas, en nociones muy restringidas del Islam, en el que los judíos son considerados foráneos, cosmopolitas colonizando tierras musulmanas. Así que los judíos están trabados entre dos fuerzas emergentes - la están recibiendo de los islamicistas radicales por ser elementos extraños en medio de ellos, y por la izquierda [europea] por apegarse a su identidad."


Via Judeosphere.