viernes, julio 20, 2007

Cuentos yiddishes

El otro día fui al Kenión Malja y pasé por la Steimatzky para sacarme de encima unos puntos que tenía acumulados de la Visa Leumí.



Me compré las Yiddish Folktales, una compilación de cuentos folkloricos judíos. Leyendo éste, no sé por qué me acordé de los críticos de Israel (y del pueblo judío).

Contentar a todo el mundo



Un anciano y su hijo de diez años estaban guiando a un camello a través del desierto. Su camino era largo, el sol quemaba, y estaban cansados. Se encontraron con un hombre que los miró asombrado. "Qué tontos que los dos van a pie," dijo, "cuando el camello fue creado para cargar gente."



Siguiendo las palabras del extraño, el anciano montó el camello y su hijo lo siguió a pie. Un poco después se encontraron con un segundo viajero, que dijo, "¿No tienes piedad de tu hijo? El es todavía un niño con pies delicados; míralos, cortados en tiras. ¿Cómo puede un padre permitir que su propio hijo sufra así?"



El padre, avergonzado, desmontó y puso a su hijo sobre el camello. Pero un poco después se encontraron con un tercer viajero, que gritó, "¡Verguenza - y en el calor del día, encima! Un niño no tiene derecho a montar mientras su viejo padre camina."



Así que el anciano tuvo otra idea: ambos montarían el camello, poniéndose confortables mientras el camello seguía. Pero entonces se encontraron con un cuarto viajero que levantó las manos en horror. "¡Abusando de una bruta criatura! ¡Haciendo que lleve una carga doble! ¿No tienen piedad en sus corazones?"



El padre y el hijo rápidamente desmontaron. El padre dijo, "Bueno, no hay nada que hacerle, vamos a tener que cargar al camello entre nosotros. Aunque probablemente va a venir alguien que diga que es estúpido. No importa lo que hagamos, no podemos contentar a todo el mundo."


De paso, Leonard Nimoy (Dr. Spock) tiene esto que decir en la contratapa del libro:

"Como presentador de las series de la Radio Nacional Pública, Historias Cortas Judías de Europa Oriental y Más Allá, tuve la oportunidad de redescubrir las alegrías de la literatura Yiddishe. Muchas de las traducciones que usamos fueron tomadas del excelente libro de Schocken Library of Yiddish Classics - unas series que juntan un material que está muy vivo y continua deslumbrándonos con su brillantez, ingenio y humanidad."