sábado, julio 21, 2007

El asesino Mugabe



Hay un sólo país que se autodestruyó con más gusto que la Argentina. Ese es Zimbabwe.



La historia es larga, ya, aunque no tanto. Cuando estuve en Sudáfrica, en 1997, recuerdo que escuché a la gente comentar que en el país vecino, Zimbabwe, el gobierno estaba por expropiar las granjas de los farmers blancos para hacer una revolución agraria y dárselas en propiedad a los negros, muchos de los cuales trabajaban allí.



Ahora, no se trataba de grandes haciendas incultas, sino de granjas medianas, que producían una gran proporción de la comida y el producto bruto de ese país africano.



Finalmente, el presidente Mugabe (amigo y aliado de Chavez y de Ahmadinejad) en el año 2000 expropió 4.300 granjas, dejando en la calle a los granjeros blancos y regalando las tierras a sus partidarios. Algunos años después y Zimbabwe prácticamente ya no produce nada. Su inflación es más grande que en la peor época de la hiperinflación argentina. Su último intento de estabilizar la moneda fracasó, cuando el gobierno se dio cuenta que el billete más grande de todos los que envió a imprimir a Inglaterra y que pagó en dólares, valía aproximadamente lo mismo que medio tomate. Los paquetes con los billetes nuevitos y sin estrenar fueron guardados en galpones. Periodistas fueron a ver la granja de Mr. Francis Nhema, Ministro de Medio Ambiente y Turismo de Zimbabwe y nuevo jefe de la Comisión de Desarrollo Sustentable de la ONU (!). La granja fue confiscada en el año 2000 y ahora estaba abandonada. 200 personas habían estado trabajando bajo su antiguo dueño. Ahora eran sólo 32, que cobraban lo equivalente a un paquete de sal por mes, y 60 simplemente se murieron de hambre.
Mugabe y Ahmadinejad

En el año 2005, el presidente de Zimbabwe decretó la Operación "Sacar la Basura", por medio de la cual destruyó los puestos callejeros y ferias en las ciudades de Zimbabwe, afectando a 700.000 personas. La gente que menos tenía, y que usaba esos puestos muchas veces para vender sus últimas pertenencias, como platos, o ropa, vio como sus mercaderías eran destruidas o confiscadas por la policía de Zimbabwe.
Mugabe y Chavez

Hace unos días, el gobierno envió una Fuerza de Tareas compuesta por policías de uniforme y de civil, y lúmpenes de todo tipo para obligar a todos los comercios a vender las mercaderías a mitad de precio (lo que sería por menos del precio de compra). El resultado es que los negocios están todos cerrando, y los supermercados tienen las góndolas vacías. Mientras tanto, los partidarios del gobierno van en 4x4 y autos último modelo de negocio en negocio, alertados por la policía, para entrar en masa apenas la Fuerza de Tareas baja los precios y comprar todo a mitad de precio, mientras que la gente común espera afuera y se queda sin nada.
Mugabe, Lukaschenko, el dictador de Bielorusia y Chavez
Pobre gente. Es un genocidio.