jueves, junio 14, 2007

Para qué sirve la historia judía...

Maqueta a escala de Jerusalén en la época del Segundo Templo - Museo de Israel, Jerusalén, Israel
Hombres armados de Hamas penetraron las defensas de Fatah en el complejo de la ciudad de Gaza el jueves por la mañana. Dispararon granadas auto-propulsadas contra el edificio, provocando disparos en respuesta por parte de la guardia presidencial del presidente de la Autoridad Palestina Mahmoud Abbas.



Las facciones rivales han estado envueltas en batallas sangrientas desde el domingo, resultando en la muerte de por lo menos 70 personas. Hacia el mediodía del jueves, por lo menos ocho personas habían sido muertas. Al-Jazeera TV reportó que para la tarde del jueves la cantidad de muertos había aumentado a por lo menos 16.



Oficiales del Fatah dijeron que siete de sus hombres habían sido fusilados en la calle fuera del edificio de la Seguridad Preventiva. Un testigo, Jihad Abu Ayad, dijo que los hombres habían sido asesinados delante de sus mujeres e hijos.



"Los están ejecutando uno por uno," dijo Abu Ayad. "Los están cargando sobre los hombros, poniéndolos en una duna de arena, dándolos vuelta y disparándoles."


Eso fue de Haaretz de hoy. Y esto fue de hace casi 2000 años:

"Simon tenía la ciudad alta y la gran muralla hasta Kidrón, y tanto de la vieja muralla como esta torcía de Siloam al Este, y que bajaba hasta el palacio de Monobazus, que era rey de los Adiabeni, más allá del Eufrates; también tenía la fuente y el Acra, que no es otra cosa que la ciudad baja; también tenía todo lo que llegaba hasta el palacio de la Reina Helena, la madre de Monobazus. Pero Juan tenía el Templo y las partes que estaban cerca de él, hasta gran distancia, como también Ophla, y el valle llamado "el Valle de Kidrón"; y cuando ellos quemaron las zonas que estaban entre sus respectivas posesiones, dejaron un espacio donde podían luchar entre ellos, porque esta guerra civil interna no cesó ni siquiera cuando los romanos acamparon cerca de sus mismos muros. Pero aunque se habían hecho más sabios cuando fue el primer ataque que los romanos realizaron contra ellos, esto duró muy poco, porque volvieron a su anterior locura, y se separaron unos de los otros, y pelearon e hicieron todo lo que los sitiadores podían desear que ellos hagan, porque nunca sufrieron nada que fuera peor de los romanos que lo que ellos mismos se hicieron sufrir unos a otros; ni hubo ninguna miseria soportada por la ciudad, luego de las acciones de estos hombres, que se pueda estimar como una miseria nueva. Sino que [la ciudad] fue sobre todo infeliz antes de que fuera destruida, mientras que aquellos que la tomaron le hicieron un gran favor; porque me aventuro a afirmar que la guerra civil destruyó la ciudad, y los romanos destruyeron la guerra civil, lo que fue algo mucho más difícil de hacer que destruir las murallas; así que podemos asignar nuestro infortunio con justeza a nuestra propia gente, y la justa venganza que fue exigida de ellos por los romanos; y sobre este asunto que cada uno lo determine según las acciones de ambos lados."


Guerras de los Judíos: sitio y destrucción de Jerusalén. Parte I.

Autor: Josefus Flavius.

70 E.C.