martes, mayo 22, 2007

Un milagro en Sderot - A miracle in Sderot


El segundo día que estuve en el mar muerto, prendí la tele en el hotel y vi imágenes parecidas a las que posteo acá, de youtube, de la misma cámara de seguridad de la estación de servicio.



Un cohete Kassam palestino cayó en la calle al lado de la estación de combustible, sólo un minuto después de que pasara por ahí un camión cargado de nafta. Se calcula que si el kassam hubiera impactado en el camión, todo a dos cuadras a la redonda hubiera volado.



Más impresionante, aunque relativamente menos terrible, en Israel mostraron imágenes de la misma cámara, cinco minutos antes del Kassam: una familia cruzando la calle con un cochecito de bebé y el hijo de (aprox) 5 años caminando atrás. Y tres minutos antes: seis soldados cruzando la calle.



Esto así no puede seguir. Hay que volar al Hamás ya. Desde el Primer Ministro hasta el último idiota calzado con una kalashnikov, tienen que recibir un misil o o un tiro en la cabeza. Y antes de que Noruega le transfiera 10 millones de dólares al gobierno terrorista del Hamás, legitimando una situación increíble: que una democracia europea financie directamente a un gobierno que ha prometido destruir al país vecino.