sábado, marzo 10, 2007

Just Guys - Personas justas

Michael Walzer -of Dissent- has published an article debating the justness of the last Lebanon war and the Israeli Palestinian conflict. Well worth a look to read what the intelligent left thinks.


Michael Walzer -editor de Dissent, la revista de izquierda norteamericana- (y autor de varios libros sobre filosofía y política, entre ellos el imprescindible "Guerras Justas e Injustas", publicó un artículo debatiendo la justeza de la última guerra del Líbano y el conflicto árabe-israelí. Muy bueno para leer completo y entender como piensa la izquierda inteligente. Traduzco algunos párrafos pertinentes. (las negritas son mías)


Israel necesita a sus partidarios (supporters), porque es el único estado en el mundo cuya legitimidad es ampliamente negada y cuya destrucción es públicamente recomendada y amenazada. Y necesita a sus críticos para que su respuesta a estas negaciones y amenazas se mantenga dentro de los límites morales necesarios. Pero los críticos, si van a ser útiles, tienen que tener claras las negaciones y amenazas. Slater las minimiza a lo largo de su artículo, como cuando dice que Hezbollah está comprometido con la destrucción de Israel "por lo menos en el nivel ideológico" - con lo que para él significa, que son sólo palabras; el compromiso no afecta la práctica política. Pero me temo que los militantes islámicos dan todas las señales de creer en la vieja máxima de la unidad de la teoría y la práctica.

[...]

Así que aquí está mi primer desacuerdo con Slater: creo que Israel enfrenta una amenaza existencial que no es de su propia creación. La amenaza surge en gran parte de transformaciones en el mundo islámico, presentes en lugares como Argelia, Pakistán, e Irán, donde el fermento religioso y el fanatismo no pueden ser atribuidos a los crímenes sionistas ni tampoco siquiera al "poder político de la comunidad judía norteamericana."


[...]

Mi segundo desacuerdo con Slater tiene que ver con la ocupación. No dudo su injusticia (wrongness); me he opuesto a la política de asentamientos israelíes desde que el primer asentamiento fue fundado hace casi cuarenta años. La humillación diaria de los puestos de control, la constante invasión de los colonos en la tierra y el agua palestina, las fantasías de anexión y transferencia - nunca excusé nada de esto. Pero Slater se equivoca cuando culpa a la ocupación por la victoria del Hamás y por la "represión cada vez peor" y la creciente pobreza del pueblo palestino. Vamos a ver sólo un item de esta lista: "la interrupción de los sistemas de salud públicos y privados." En el 2002, la ONU publicó un reporte sobre el "Desarrollo Humano Arabe," que incluía estadísticas sobre salud y expectativa de vida en la Palestina Ocupada, desde el año 2000 o los años inmediatamente anteriores a ese. En sus numerosas tablas y gráficos, Palestina estaba rankeada consistentemente alta entre los estados árabes, arriba junto a Bahrain, rico en petróleo y los Emiratos Arabes Unidos. Si Slater se hubiera preocupado en el 2000 por el estado de los sistemas de salud árabes, se podría haber mantenido ocupado en cualquier lugar, desde Marruecos a Irak, pero no en Palestina, donde los estándares de salud eran relativamente altos - y esto luego de treinta y tres años de ocupación.



Ha habido ciertamente "interrupción" (disruption) desde entonces, y empobrecimiento, y miseria. Pero no son el resultado de la ocupación; son el resultado de la Intifada y de su terrorismo (al cual Slater casi no puede ni mencionar) y de la dura reacción israelí. Y a pesar de que uno critique mucho la dureza, uno tiene que admitir que es reactiva. Lo que Slater llama la continua ocupación de Gaza luego de la retirada del terreno es una respuesta al triste fracaso de los palestinos de aprovechar al máximo la retirada. El bloqueo marino, el cierre frecuente de los pasos fronterizos y los ataques militares - todos estos terminarían inmediatamente si no hubiera cohetes volando hacia Israel desde la franja de Gaza y no hubiera terroristas operando abiertamente en sus ciudades.


[...]

Slater atribuye esta ausencia de voluntad política [palestina], o mejor, la presencia de una voluntad política hostil, a la continuación de la ocupación de Cisjordania. Pero consideren la situación política en Israel en el momento de los ataques del Hamas y de Hezbollah. El movimiento colono había recibido una derrota hiriente, quizás fatal, y el gobierno de Kadima-Laborismo estaba comprometido con retiradas en gran escala de Cisjordania. El argumento de Slater de que "era ampliamente comprendido" en Israel que el único propósito de la retirada de Gaza "era para consolidar la ocupación de Cisjordania" es simplemente falso: ese no era el objetivo de la retirada y los israelíes sensiblemente no lo entendieron de esa manera. La retirada de Gaza fue un experimento dirigido a crear apoyo para nuevas y posteriores retiradas. Los ataques de cohetes y los ataques militares desde Gaza seguro iban a hacer esas retiradas más difíciles, si no imposibles - y probablemente estaban destinados exactaente a hacer eso, porque los arquitectos actuales de la política palestina son fieramente contrarios a la solución de dos estados que Slater y yo apoyamos. Como tratar con esa oposición es un tema que él nunca toca. Pero es el asunto crítico.

Lean todo.