sábado, diciembre 09, 2006

Israel: ¿democracia o estado de todos sus ciudadanos?

This post contains a Spanish translation of Ami Isseroff's article: "Israel: Democracy or "State of all its citizens?".

Read it in English here.



Esta es una traducción al español de un artículo escrito por Ami Isseroff en su blog Zionation. Un tema actual y muy importante.


Israel: ¿democracia o estado de todos sus ciudadanos?


Cómo casi todo israelí me he roto la cabeza con la cuestión: "Es Israel un estado judío o un estado democrático de todos sus ciudadanos?." Tom Segev cuenta como un grupo de judíos y árabes israelíes trataron de resolver el problema de una manera democrática, aceptable para todas las partes, intentando fundar una constitución que garantizaría derechos iguales. Creo que las premisas del grupo, y la exposición de los problemas de ambos lados estaban equivocadas, y que la cuestión de "Estado judío" o "Estado de todos sus habitantes" no existe como problema.



En cada diálogo árabe-israelí, he visto un montón de evasiva y egoísta hipocresía sobre los temas reales básicos de cada lado. Aún más, esta dualidad de "Estado judío" versus "estado de todos sus habitantes" aplica un estandard de "democracia" que no se aplica en ningún otro lado del mundo. Asume que el derecho de auto-determinación nacional del pueblo judío es de alguna manera ilegítimo, y debe ser sumergido dentro de una nacionalidad "israelí" que es algo distinto que una nacionalidad judía. Ya que "Hijos de Israel" y "Pueblo Judío" han sido sinónimos durante la mayor parte de la historia judía, esto parece cuestionable. No es claro que es lo que esta nacionalidad podría ser, y qué características podría tener. Muchos de los árabes que insisten en derechos iguales a los de los judíos israelíes, que quieren que Israel sea un estado de todos sus ciudadanos, no quieren ser parte de una "nacionalidad" israelí en el sentido cultural, aparentemente, sino que en cambio insisten en que son "Palestinos" y árabes. Así que quién va a pertenecer a esta nacionalidad, y qué la va a caracterizar? Qué lenguaje hablarían los "israelenses", sino hebreo?



Las aguas han sido además intencionadamente embarradas por algunos partidarios judíos religiosos así como por anti-sionistas, que quieren hacer creer que lo "judío" en el "Estado Judío" refiere a la religión judía. Dejaremos de lado la cuestión, ya que debe ser claro que "judío" tiene que referir al pueblo judío y a la nacionalidad judía. Ningún estado moderno puede ser fundado como el estado de una religión. Irán y quizás Sudán son las excepciones que prueban la regla.



Las cuestiones básicas reales están tapadas por actitudes hipócritas de ambos lados. De un lado, hay una falta de voluntad de muchos judíos israelíes a aceptar a los ciudadanos árabes como socios iguales. Demasiados judíos no desean, sea privadamente o en su capacidad gubernamental, promover la educación integrada y el desarrollo tanto para pueblos árabes como judíos, y de hecho, eliminar a largo plazo, la separación entre "pueblos judíos" y "pueblos árabes", "escuelas judías" y "escuelas árabes", etc. que ha azotado a Israel desde los mismos inicios de los primeros asentamientos sionistas. Tenemos dos sociedades paralelas - o más. Mientras este viejo estilo mesooriental de sociedad segmentada se mantenga, nunca habrá democracia real, sin importar el himno que cantemos o qué leyes hagamos, o qué bandera ondeemos. No importa cuantos judíos digan que quieren a sus ciudadanos árabes y quieren igualdad, mientras que la mayor parte de ellos no desean que haya chicos árabes en sus escuelas o árabes como vecinos y compañeros de trabajo en una base igual, es todo Khalam Fadi - palabras vacías.



Este tema es en parte debido a una falla del movimiento sionista desde el comienzo. Los judíos de palestina eran ya en gran parte un pueblo aparte incluso antes de que los sionistas llegaran. Los árabes de palestina eran asimismo un pueblo aparte, pero como eran la mayoría, les convenía. Esto no era "apartheid," ni el resultado de la ideología sionista. Sino que era la forma de vida de Mellah que era practicada en la mayor parte del Medio Oriente. Jerusalén siempre estuvo dividida en "cuartos". "Tu vives ahí y hablas tu lengua, y yo vivo acá y hablo la mía. Nuestras gentes no se mezclan demasiado. Cada uno sabe su lugar." Una versión diferente de este arreglo se ve en el Líbano, con consecuencias desastrosas. Esta sociedad segmentada era típica de cada país de Medio Oriente. Sin embargo, muchos de los primeros sionistas, en lugar de luchar por una democracia pluralista, adoptaron este ethos y lo transformaron en una política y una ideología.



Nuestros ancestros no hicieron un esfuerzo serio para resolver este problema, y crear la sociedad pluralista imaginada en la utopía de Hertzl de Altneuland. Quizás esta importación occidental de democracia pluralista no hubiera podido funcionar en la Palestina del Mandato, pero se debería haber hecho un esfuerzo más grande. Incluso hoy, demasiadas de las declaraciones del gobierno israelí sobre igualdad permanecen en papel. El papel es muy lindo, pero las calles de barro y los servicios públicos inadecuados en los pueblos árabes atestiguan como es la realidad.



Por otro lado, están los árabes de Israel que insisten en derechos iguales en un estado en el que, con frecuencia, al mismo tiempo, insisten en ser un pueblo aparte. Seguev cuenta:
Un día, hace algunos años, el historiador Adel Manna presenció la ceremonia de graduación de su hijo, que había obtenido un título de leyes... Hacia el fin de la ceremonia, la familia Manna decidió irse, antes de que se cantara "Hatikva", el himno nacional. No querían quedarse sentados mientra todos se paraban y cantaban, y tampoco querían pararse.



Para verguenza de ellos, no habían conseguido llegar a la salida cuando comenzó el himno, y la gente les gritó, "¿Qué está pasando acá? ¿Qué clase de comportamiento es este? ¿Quieren igualdad, pero no están dispuestos a respetar al estado?!"



Manna, que generalmente es un modelo de tranquilidad, perdió la paciencia y respondió, "Ya cállense la boca! Ustedes sigan cantando su Hatikva. No es mío. ¿Qué quieren de mí?"

¿Pueden imaginarse a un judío haciendo eso en Egipto, o un indio norteamericano o un negro haciendo eso en Estados Unidos? Puede pasar cada tanto, pero no podría ser emblemático de todo un entero segmento de la sociedad que esperara tratamiento igualitario de hecho, y no sólamente igualdad ante la ley.



Esta situación no existe virtualmente en ningún país occidental. Los norteamericanos celebraron recientemente la fiesta de Día de Gracias. Es una fiesta nacional, que no toma en cuenta el sufrimiento de los indios de Norteamérica, incluyendo los indios Pequot que fueron masacrados sin ceremonias por los santos padres peregrinos. Sin embargo, los nativos americanos o "Indios Americanos" son ciudadanos de los Estados Unidos. Saludan a la bandera, sirven con distinción y valor en el ejército norteamericano, aprenden inglés, y cantan el himno nacional The Star Spangled Banner. Un judío que vive en Inglaterra o Suiza puede ser miembro de la nación judía, pero de todas maneras saludará a la bandera de su país de ciudadanía, servirá en el ejército y aprenderá el lenguaje del país y sus costumbres, si él o ella quiere ser un ciudadano de hecho tanto como de derecho. Esto es cierto aún si, como en el caso de algunos países, la bandera tiene una cruz, y el judío es religioso. La lealtad de los ciudadanos siempre se asume aún si se trata de minorías perseguidas. Los descendientes de los antiguos esclavos africanos en los Estados Unidos sirvieron a su país en cada guerra con coraje y distinción cuando y donde fueron llamados a hacerlo, a pesar de las formas de discriminación más injustas y humillantes, linchamientos y segregación. Este fue el camino difícil que los llevó desde la cabaña de esclavos a los altos puestos en Washington, y tomó muchos años. Es la única esperanza de una minoría para ganarse sus derechos - luchar dentro del sistema, pero demostrar lealtad en cada ocasión.



Participé de una reunión de diálogo en abril de 2002, cuando cada medio árabe y extranjero estaba diseminando la calumnia de sangre de la masacre de Jenin. Cada árabe en ese diálogo insistió en que era un ciudadano leal de Israel y declaró el deseo por la igualdad. En el intermedio, sin embargo, una de estas personas honestas comenzó a explicarme como "ustedes" habían matado a 500 personas en Jenin, y que "ustedes" no saben lo que está pasando porque "ustedes sólo ven sus medios de comunicación." No pude sino pensar que este hombre no era muy diferente del hijo malvado del seder de Pesaj, que mira todo el trabajo de preparación y adoración y dice "¿qué significa todo este trabajo para ustedes?" ¿Y por qué mi respuesta debería ser diferente que la respuesta al hijo malvado? Se ha excluido a sí mismo de la generalidad de los ciudadanos israelíes. Se refiere a los medios israelíes como los medios "de ustedes", y al ejército israelí como "vuestro ejército."



Así que no es sólo "vuestro Hatikva" como Adel Manna dijo, que le es odioso a estos que desean ser ciudadanos. Son "vuestros" (nuestros) medios de comunicación, y "vuestro" (nuestro) ejército. Entonces, qué es lo que no les es odioso a ellos, y cómo este es su país? Vivir en un país y ser dueño de tierra te puede convertir en un habitante. No te hace un ciudadano de una sociedad si rechazas la sociedad y todo por lo que esta existe. Los norteamericanos juran lealtad a la república norteamericana, no a un pedazo de tierra.



No se necesita una ilustración más atroz del problema, que la visita del diputado Azmi Bishara a Damasco durante la guerra del Líbano, cuando expresó solidaridad con el Hezbollah, mientras que el Hezbollah estaba bombardeando a judíos y árabes israelíes indiscriminadamente. ¿Cómo puede este hombre solicitar el derecho a la igualdad ciudadana y participación igualitaria en un país que está dispuesto a destruir? Cierto, han habido casos similares en otros países y en otros tiempos, pero no son comunes cuando un país está luchando contra un grupo que busca destruirlo. ¿Podríamos imaginarnos cuáles hubieran sido las consecuencias si, en la Segunda Guerra Mundial, la gran mayoría de los alemanes norteamericanos hubieran apoyado a Hitler? El geneal Eisenhower era de ascendencia alemana. ¿Podríamos imaginarnos a un árabe israelí (no un beduino o un druso) General en Jefe dirigiendo al ejército israelí para defender a nuestra nación? Más realísticamente, ¿podemos imaginarnos a todos los árabes israelíes celebrando el día de la independencia de Israel y lamentando las víctimas de guerra israelíes en el Día de la Independencia?



Un árabe activo en trabajo para la coexistencia escribió que no quiere oir hablar de coexistencia. Quiere "asociación" - shutafut. Es bienvenido a ser un socio. Debe luchar por ser un socio igualitario y nosotros debemos ayudarlo. ¿Se unirá al ejército? ¿Pagará sus impuestos? ¿Puede ser un socio en los derechos sin ser un socio en las obligaciones? ¿Y podemos dejar que el estado, o sus compañeros ciudadanos judíos, le nieguen sus derechos legítimos, si cumple con sus obligaciones? Algunos ciudadanos árabes, incluyendo a los drusos y beduinos, ya sirven en el estado y cumplen con sus obligaciones. Desafortunadamente, tampoco ellos son tratados absolutamente como iguales.



Si el día bendito llega, en que todos los árabes de Israel cumplen con sus obligaciones como socios, y el estado de Israel y los judíos de Israel garantizan los derechos de los árabes y de los judíos, entonces realmente importará si la bandera tiene un par extra de bandas verdes, o se le agrega otro verso a Hatikva?



Israel es por definición el estado nacional del "Pueblo Judío" - "Los Hijos de Israel." Israel puede ser un "estado judío," la patria nacional del pueblo judío, y un "estado democrático." Los árabes israelíes pueden y deben tener igualdad de oportunidades para el empleo en el sector público, basado en habilidades, capacidad de liderazgo y lealtad al estado, tanto como estos atributos sean relevantes para cualquier otra persona. Lo que le sirve a Azzam Azzam y a Ismail Khaldi tiene que servirle a cualquier otro ciudadano árabe de Israel. Pero no vamos a elegir a un traidor judío para que sirva en el gobierno, y no hay razón para elegir a un árabe que no es leal al estado para el mismo puesto.



Hay un sólo "derecho" que los árabes no pueden tener en Israel, y ese es el derecho a la autodeterminación como árabes o palestinos. Ese derecho sólo puede ser ejercido en uno de los 22 estados árabes o en un estado Palestino, así como los judíos no pueden tener el derecho a la autodeterminación en los Estados Unidos o en el Líbano. Los árabes israelíes no pueden decidir que el himno nacional, o el día de la independencia nacional, o la bandera los ofenden porque se refieren a símbolos nacionales israelíes (judíos) que no son consistentes con su nacionalidad árabe. De la misma manera, los judíos de Suiza no pueden insistir en cambiar la cruz suiza en la bandera. Los Estados Unidos no verían con buenos ojos a un grupo de "tories" que se rehusaran a celebrar el Día de la Independencia.



La nacionalidad y la democracia no se consiguen con banderas y canciones y papeles llamados constituciones. Las constituciones, banderas e himnos reflejan la sociedad que los crea. La constitución soviética era una buena constitución, pero era sólo papel. Escribir "democracia" en un pedazo de papel no hizo la democracia, y no salvó a nadie del Gulag. La misma constitución norteamericana que fue interpretada como que apoyaba la segregación en las escuelas al fin del siglo XIX, fue reinterpretada en 1954 como mandatoria de escuelas integradas, porque la sociedad norteamericana había cambiado. Una escuela que enseñe hebreo y árabe a chicos judíos y árabes vale más que doce párrafos en una constitución, y un héroe árabe en el ejército israelí va a hacer más por los derechos de los árabes en Israel que 10 diputados árabes vociferando sobre el nacionalismo palestino y la Umma Arabe en Damasco. Si queremos realizar un estado democrático de todos sus ciudadanos aquí, entonces tanto los judíos como los árabes deben crear primero la realidad, y el papel va a seguirla. De otro modo, "estado de todos sus ciudadanos" es sólo un slogan político pegadizo.



Ami Isseroff - Zionation