lunes, noviembre 20, 2006

Una noche colorida


el sudaca (sudafricano)
Uh, el viaje de vuelta de Jerusalén de hoy fue una locura total! Ya les voy a contar mejor. Perdí como una hora con dos colectivos parados. Hoy fue la peregrinación de los judíos etíopes a Jerusalén (fiesta Sigd) y yo ni sabía. Estaba lleno de pibes de secundaria (negros, por supu), de todas partes de Israel.




El primer colectivo (uno doble) que me llevaba de Talpiot a la Estación Central de Jerusalén fue tomado por más de 100 pibes que se subieron por la puerta del medio sin pagar. Incluso ese colectivo enorme se reveló insuficiente. Y el chofer no se quiso mover hasta que se bajaran y entraran como se debe. Vino la policía y todo y los pibes igual no querían bajar. Ahí perdí como 20 minutos. Después en la estación central también estaba lleno de etíopes, pibes, pibas, gente grande, soldados, de todo. Y viajé parado como 30 kilómetros en el colectivo que me llevó a Ramle y luego a Rishon. Pero a las tres curvitas de la salida de Jerusalén, empezamos a escuchar ruidos raros, como golpes y este otro micro paró a un costado de la ruta. A uno de los pibes etíopes le agarró un ataque grave de epilepsia y tuvieron que venir dos ambulancias. Por lo menos me puse a charlar con un pibe muy copado sudafricano, que había pasado un año en Israel en un programa de la Agencia Judía y Betar y se volvía a Sudáfrica esta semana. Extrañaba el Billtong (el charqui, o carne seca) y el pap, y el picle de mango verde picante que comen allá. Discutimos sobre qué carne es la mejor, si la argentina o la sudafricana. Había ayudado en las ambulancias de MADA (la estrella de David Roja, como la Cruz Roja de acá), y pintado escuelas en Tiberíades luego de que le cayeran a esta ciudad los Katuyshas.
el sudaca (sudafricano)