sábado, noviembre 11, 2006

Acto del orgullo gay - Gay Pride Rally




Bueno, ayer fuimos al acto para apoyar al movimiento gay, trans, lesbiánico (¿?) etc etc, en Jerusalem. Entre la idea original de hacer una marcha por las calles y la negativa total de los ultraortodoxos a tolerar un acto gay en Jerusalén se negoció un término medio que fue realizar un acto en un estadio al aire libre en la Universidad Hebrea de Jerusalén, a cinco cuadras de la Knesset. La política es el arte de lo posible, y aún cuando hay que sostener el derecho absoluto a la libertad de expresión, una solución negociada, a medio camino, es mejor que un choque violento. Por lo menos por ahora. Tel Aviv es una ciudad mucho más abierta, pero, como recordó un diputado por la municipalidad de Jerusalén, que es gay y partició del acto, también al principio en Tel Aviv fue difícil.



Una cosa que estaba rumiando y que quería comentar es que, en todo caso, se llegó a esta solución de compromiso gracias a que los organizadores del acto oyeron y entendieron los miedos de la policía, que les dijo que no tenía suficientes efectivos como para proteger la marcha de algún religioso loco y proteger a todo el país de posibles atentados terroristas palestinos en venganza por lo de Beit Hanun. Y me hizo pensar que, en términos generales, la diferencia entre la izquierda israelí (y estaba Betselem y otros grupos pro-palestinos en el acto) y aquellos que dicen hacer profesión de (Fidel)idades izquierdistas y pro-palestinistas en el mundo, es que los israelíes no actúan como si el terrorismo fuera una ilusión óptica, o un manejo propagandístico del gobierno israelí que hay que ignorar so pena de "abandonar la causa". En el mundo quieren que actuemos como si no hubiera decenas de alarmas de atentados diarias, y como si no cayeran una docena de misiles en Sderot y Ashkelon todos los días. En el acto, al contrario, se agradeció a la policía y al ejército que nos cuidó para que todo terminara en paz. Por supuesto, la izquierda acá necesita creer que los terroristas son sólo una pequeña minoría y que el resto de los palestinos desea la paz ahora con Israel, y yo con esta opinión tengo una severa divergencia de criterios, pero por lo menos no actúan como si el terrorismo no existiera o como si fuera normal una situación donde te lanzan misiles desde el otro lado de la frontera.



Saludos!