jueves, enero 19, 2006

La vieja estación de autobuses

Hace unos días, dos semanas a lo sumo, cuando fui al Departamento de Estudiantes por última vez, el monit (el taxi colectivo israelí que tiene 10 asientos) me dejó exactamente en la esquina del negocio de Shawarma donde ayer el terrorista se explotó.

Ese barrio me hace recordar a la estación de Once, le faltan solo las arcadas. Lleno de negocios de carteras, cinturones, "baratijas" como de decía hace tiempo, verdulerías, DVDs truchos, mueblerías...