jueves, noviembre 10, 2005

Ganó Peretz, perdió Peres, viva Perez

Amir Peretz
Un post cortito.

Ayer hubo elecciones internas en el partido laborista israelí (Avodá) y sorprendentemente Amir Peretz, del ala izquierda, sindicalista del partido, le ganó a Shimón Peres, a quien no creo necesario presentar. Quizás no es tan sorprendente porque Peres no gana una elección desde 1988 y lo llaman desde hace rato "el loser".

De todas maneras, se produce un descalabro total en el mapa político israelí. En principio, Peretz, como nuevo líder de Avodá prometió separar al partido de la coalición con el Likud (que sostiene al Primer Ministro Ariel Sharón), con lo cual parece que voy a poder ejercer mi primer derecho al voto en Israel antes de lo que pensaba.

Yo estoy satisfecho con el resultado. ¡Shimón Peres tiene casi 90 años! Hacía falta un recambio. Y esta movida acerca a Avodá nuevamente a sus raíces más izquierdistas. No es que yo pienso necesariamente votarlo, de hecho, me parece que no, me tienta más Shinui, pero por lo menos limpia la cancha un poquito.

Lo loco que tiene este país es que Peretz apela a la clase baja israelí, a los que han sido dañados por la política neoliberal de Netanyahu como Ministro de Economía, y ese mismo público ¡es el público votante al Likud! De hecho Peretz es mizrahí, y, si no me equivoco, el primer líder mizrahí de Avodá (un partido cuyos votantes tendían a ser predominantemente Azkenazíes, por lo menos hasta que Sharón arrasó con el mapa político). ¿Es raro, no? ¡Gana el ala más izquierda del laborismo y por eso mismo le puede sacar votos al principal partido de derecha!

La victoria de Peretz puede empujar a muchos tradicionales votantes de Avodá a apoyar a Shinui que tiene una plataforma anti-coerción religiosa y pro ciencia. (además de tener una posición económica neoliberal...la pucha).

However, como dijo mi buen amigo Anthony Downs, en "An Economic Theory of Democracy", 1959, los sistemas políticos multipartidistas aseguran la mejor representación de gustos y preferencias de la gente en el menú de partidos, pero el peor grado de coherencia entre lo que uno vota y el programa de gobierno que se lleva a la práctica, debido a la necesidad de formar coaliciones para gobernar. Por lo tanto, la posición de tercera o incluso segunda fuerza para Shinui no le va a alcanzar para determinar la política económica -por ejemplo, para nombrar al Ministro de Finanzas- pero le sobraría poder para conseguir dinero para la educación pública laica, para las universidades, los inmigrantes, para impulsar el quiebre del monopolio ortodoxo sobre la conversión al judaísmo y para que dejen de financiar yeshivot (escuelas religiosas para adultos), donde los judíos ortodoxos se refugian para no trabajar.

El fin de la coalición Likud-Avodá precipitará la división en dos del Likud, entre un ala moderada laica con Sharón a la cabeza y un ala extremista religiosa liderada por Binyamin Netanyahu o Uzi Landau y quizás hay posibilidades de que se forme mi Dream Team: Avodá, Likud moderado, Shinui para las próximas elecciones, con una política más redistributiva en lo económico, una posición bien laica en el reparto de dinero y una postura frente al conflicto con los palestinos de fuerza pero simultáneamente removiendo más colonias de Cisjordania.

Agrego y corrijo:

Shimon Peres tiene 82, igual es demsiado para ser PM.

Y Amir Peretz no sólo es el primer Mizrahí que llega a líder de Avodá, sino el primer mizrahí que llega a ser líder de uno de los dos principales partidos de Israel.