lunes, agosto 22, 2005

Cuero, piel y metal, carmín y charol

Después de haber pensado que era thinner, la policía israelí identificó el líquido que le fue arrojado a la cara por los colonos extremistas a las fuerzas que desalojaron Kfar Darom: soda cáustica.

Y cerca de Sa Nur, el asentamiento, mejor dicho, asilo de alienados mentales en Cisjordania que va a ser evacuado mañana, ocho jóvenes enmascarados tiraron un coctel molotov contra un camión del ejército, con su conductor dentro. El conductor pudo salir por suerte sin daños, y alcanzó a tomar su arma. Apuntó a los jóvenes pensando que eran palestinos, y entonces los jóvenes le gritaron "somos israelíes" y huyeron.

Ultimamente he tomado la costumbre de gritarle al televisor y comer zanahoria rallada con los ojos cerrados. Me han dicho que no es muy sano. Pero debe ser la calor.